La vulnerabilidad de las personas adolescentes trans supone un menoscabo para su salud y bienestar

Las personas adolescentes trans se encuentran en un mayor riesgo de sufrir violencia, consumir alcohol y drogas, intentar quitarse la vida y realizar conductas sexuales de riesgo que sus iguales cis. Estos son los principales hallazgos de una encuesta realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU [CDC, en sus siglas en inglés] cuyos resultados fueron publicados recientemente en el boletín semanal Morbilidad y Mortalidad.

MMRW

Cada dos años se lleva a cabo la encuesta de conductas de riesgo en jóvenes (YRBSS, en sus siglas en inglés) en institutos de educación secundaria de EEUU. Esta encuesta evalúa seis categorías de conductas relacionadas con la salud que contribuyen a las principales causas de muerte y discapacidad entre los jóvenes y adultos. Entre estas categorías se incluyen conductas de violencia, conductas sexuales relacionadas con embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual (ITS), consumo de alcohol y drogas, tabaquismo, así como hábitos alimenticios y de actividad física poco saludables.

La presente encuesta, realizada en 2017, incluyó por primera vez la pregunta sobre identidad transgénero con las siguientes cuatro opciones de respuesta: “No, no soy transgénero”; “Sí, soy transgénero”, “No estoy seguro/a si soy transgénero”, “No entiendo esta pregunta”.

En total participaron 10 estados de EE UU y 9 ciudades lo que sumó la participación total de 131.901 estudiantes.

El 94,4% de estos estudiantes respondieron negativamente a la pregunta sobre identidad transgénero, el 1,8% respondieron de manera afirmativa, el 1,6% no estaba seguro y el 2,1% no entendía la pregunta.

Los estudiantes trans comunicaron más frecuentemente haber sufrido violencia en diferentes contextos que los participantes cis . En este sentido, se halló que el 26,9% de los participantes trans se sintió inseguro yendo o regresando de la escuela o estando la misma escuela (cociente de prevalencia ajustado [CPa]: 5,44 veces más que sus iguales cis; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 4,09-7,23); el 23,8% fue amenazado o herido con un arma en la escuela (CPa: 3,39; [IC95%]: 2,69-4,27); el 23,8% había sido forzado a tener relaciones sexuales (CPa: 5,45; [IC95%]:4,11-7,21); el 22,9% había sufrido violencia sexual en el noviazgo (CPa: 6,42; [IC95%]:4,62-8,91); el 26,4% había experimentado violencia física en el noviazgo (CPa: 4,15; [IC95%]:3,13-5,48); el 34,6% había sido acosado en la escuela (CPa: 2,33; [IC95%]: 1,95-2,78 ) y el 29,6% había sido intimidado a través de las redes sociales (CPa: 2,9; [IC95%]: 2,40-3,49).

En cuanto al uso de las diferentes sustancias evaluadas (alcohol, tabaco, cocaína, heroína, metanfetamina, éxtasis, inhalantes y opioides) también se observó un porcentaje más alto en las personas trans a excepción de la marihuana que fue muy similar al uso que refirieron las mujeres cis.

El riesgo de suicidio fue evaluado a través de las respuestas a preguntas sobre si, en los últimos 12 meses, la persona se había sentido triste o desesperanzada, si había considerado el suicidio, si había planificado suicidarse, si intentó suicidarse o si tuvo un intento de suicidio tratado, posteriormente, por el personal médico y de enfermería. De nuevo, los estudiantes trans obtuvieron porcentajes más elevados en todas las respuestas que evaluaban el riesgo de suicidio siendo especialmente preocupante el resultado del 34,6% de participantes trans que refirió haber realizado algún intento de suicidio en el último año (CPa: 6,30; [IC95%]: 4,81-8,24).

Los estudiantes trans, en comparación con sus compañeros cis, también tuvieron más probabilidades de tener su primera relación sexual antes de los 13 años (14,9%; [CPa]: 3,17; [IC95%]: 2,16-4,66), de haber tenido al menos 4 parejas sexuales diferentes (16,4%; [CPa]: 1,64; [IC95%]: 1,11-2,42), de no utilizar el preservativo en la última relación sexual (63,8%; [CPa]: 1,69; [IC95%]: 1,33-2,15) y de no usar ningún método anticonceptivo en la última relación sexual (29,7%, [CPa]: 2,2; [IC95%]: 1,50-3,23).

Pese a que un 70% de estudiantes trans nunca se habían realizado la prueba del VIH, estos tuvieron 1,22 más probabilidades de haber realizado la prueba alguna vez en su vida que sus compañeros cis ([CPa]: 0,82; [IC95%]: 0,76-0,89). Este dato, que muestra una tendencia hacia conductas de protección, resulta especialmente esperanzador teniendo en cuenta el elevado riesgo de VIH que experimenta la población transexual.

Los resultados del presente estudio ponen de manifiesto la urgente necesidad de implementar acciones y medidas concretas que garanticen entornos educativos seguros para las personas adolescentes trans Dado que sufrir violencia es un factor de riesgo documentado para el consumo de alcohol y drogas y el intento de suicidio, la implementación de intervenciones centradas en reducir las actitudes violentas hacia las personas adolescentes trans podría ser una estrategia clave para mejorar su salud en general.

Fuente: POZ / Elaboración propia ( gTt-VIH )

Referencia: Johns MM, Lowry R, Andrzejewski J, et al. Transgender Identity and Experiences of Violence Victimization, Substance Use, Suicide Risk, and Sexual Risk Behaviors Among High School Students -19 States and Large Urban School Districts, 2017. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2019;68:67–71.