Hacerse la prueba del VIH y no mentir al respecto

Llevábamos más de 2 años juntos. Al principio nos protegíamos, pero luego no. Hablábamos mucho sobre el tema, pues él trabajó en el campo de la salud y me confié porque era una persona que sabía del tema entonces que estaba sano. Meses antes de ponerse mal de salud, comencé a notar cosas raras, como placas en la boca, fiebre, diarrea. Le insistí mucho en que me contara si tenía alguna enfermedad de transmisión sexual, pero siempre me decía que estaba seguro de que no se trataba de eso.

Logró salir de la clínica y casi al mismo tiempo empezamos a tomar ambos el tratamiento. No lo culpé pues considero que fue responsabilidad de ambos. Lo triste es que siempre me ha negado que lo supiera, pero la duda me ha llevado a buscar la verdad. Lo he visto en redes sociales o aplicaciones donde se buscan citas y pone como negativo su estado al VIH. Eso sí me ha puesto triste. Lo he confrontado, pero es una persona posesiva, agresiva y, por temor a que atente contra mi o contra mi familia, no he podido alejarlo.

Es una persona de extremos, pasa fácilmente de la alegría a la tristeza, o puede hacer mucho bien o mucho mal. Qué lástima que por personas así el virus se esté propagando. Yo quiero estar solo y tampoco pienso en tener otra relación.

Comparto mi historia para que no confíen, exijan el examen, brinden respeto. Hasta pronto.