Han pasado cinco años

Conocí a alguien, no me llamo la atención su físico, ni lo que pudiera tener. Lo que me captó fue su manera de escribir y cómo esto lo hacía ver una persona intelectual.

Estuvimos saliendo. Nuestra primera cita fue un iHop, yo quería ir, porque nunca había ido a uno. Él me dijo: "sí, claro, no hay problema" y cuando llegamos me dijo: "la verdad, nunca entendí por qué querías ir a un lugar de desayunos en la noche". Me sentí ignorante e inocente, pero me dijo: "No hay problema, aquí también venden cena, así que vamos a disfrutarlo". Nos reímos, hablamos de nuestras vidas y planes a futuro.

Salíamos, me llamaba, me escribía, me daba detalles, entre ellos uno que jamás olvidare, una orquídea con un jugo que moría por probar. Manejó durante 40 minutos solo para obsequiármelo. Me sentía en las nubes. Pensaba: "¡Wow, esto es saber querer!".

Luego llegó el día en que me invitó al apartamento de su tío. Me dijo: "quiero saber qué es dormir al lado tuyo" y yo dije: "qué lindo", pero en realidad pensaba: "quiere sexo".

Llegamos a este apartamento y entonces nos empezamos a besar, a tocar, a rozar cuerpo con cuerpo y entonces dijo: "¿te has hecho el examen del VIH?". Yo respondí que no, así que todo se detuvo. Me dijo: “quiero hacerlo sin protección y yo siempre me hago el examen, estoy ‘limpio’ vamos y te lo haces”.

En el camino, yo iba pensando "¿Y si me sale positivo?", "si confirmo mi sospecha", "qué va a ser de mi después".

Llegamos a un Hospital, frio, miradas que juzgaban. Tuve que dar mis datos y luego pasé a hacerme el examen. ¡Dios, lo mucho que odio las agujas! Y entonces me dijo la enfermera: "tranquilo, es por tu bien". Tuvimos que esperar unos minutos y me llamaron: "Señor Christian, pase al consultorio". Crucé la puerta y los ojos de la enfermera lo decían todo. Me dijo: "lo siento, es positivo"

Mi mente se quedó en blanco. En el centro de mi pecho hubo una sensación de vacío. Mi estómago se retorció y dije: "ok". La enfermera me dio muchas palabras de aliento, me habló de cosas buenas que podría hacer aun cuando el resultado no era lo que esperaba. Me dijo: "tienes ahora un modo de ver la vida totalmente diferente"

Salí del consultorio, miré a los ojos a este (alguien) y le dije: "positivo". Él me abrazo tan fuerte y me susurro al oído: "tranquilo, no es el fin".

Todo el camino de vuelta, me fui pensando: "¿quién fue?", "¿sería una venganza?", "fue mi culpa por confiar en quien no debía"... fue un largo camino de silencio, donde me sentía tan triste pero sin llorar, tan defraudado de encontrarme con esta verdad.

Llegamos a nuestro destino y entonces (alguien) me dijo: "Chris, vamos a hacer lo imposible para que empieces tratamiento y puedas tener una vida normal, sin límites, y te vas a dar cuenta que aquí tu nueva vida empezó…" y entonces yo lo miré y lloré tan fuerte, tan desesperado, como cuando mi mejor amigo murió en un accidente. Un llanto desenfrenado, un llanto con la pregunta "¿por qué a mí?".

Llegue a mi casa, mi familia estaba esperándome para cenar y a pesar de que había llorado, dije: "este viento me tiene los ojos irritados". Cenamos, pero fue la cena más simple que haya tenido en mi vida, no por el sabor, sino porque en mi mente estaba la imagen de la enfermera y el resultado de la prueba… Positivo.

Busque información en internet (el peor error). Me traumatizó leer tantas cosas que dije “no, no más”. Mañana empezaré con lo que tenga que hacer y esto debe tener solución.

Me acosté en la cama, con mi mirada al techo, mis brazos cruzados, cerré los ojos y dije: "Dios, esto es solo una prueba, una alerta para darme cuenta de algo y lo recibo de la mejor manera, por nada ni por nadie esto me va a detener a seguir soñando, a seguir buscando mis ideales, a ser lo que me prometí a mí mismo ser".

Han pasado 5 años y aquí estoy compartiendo mi historia. Soy positivo y al tiempo positivo en muchos aspectos de mi vida personal, positivo al saber que ustedes están leyendo esta historia. Y que quizás se identifiquen con ella. Esto fue el inicio de mi nueva vida.....

(Esto lo estaré escribiendo en forma de diario)