Hay esperanza

A pesar de encontrarme en esta situación tras un año del diagnóstico, estoy vivo y estoy indetectable ya. Solo les escribo para decirles que si pasan por algo similar aférrense a la vida y a sus familias y el milagro sucede.

Hoy me encuentro incorporado a mi trabajo y tomando terapia psicológica. Les recomiendo que si se sienten en una fuerte depresión acudan a los profesionales y eso ayudará muchísimo además de alejarles de hábitos innecesarios.