Un implante vaginal experimental podría proteger a las mujeres de la infección por el VIH

Científicos de la Universidad de Waterloo (Canadá) han desarrollado un implante vaginal que podría proteger a las mujeres frente a la infección por el VIH. Dicho implante libera hidroxicloroquina que disminuye la activación e inflamación de los linfocitos T vaginales reduciendo de esta manera el número de células del tracto vaginal a las que el VIH podría infectar. Este hallazgo se ha dado a conocer recientemente a través de un artículo publicado en Journal of Controlled Release.

El VIH infecta al organismo atacando a los linfocitos T CD4, las mismas células que orquestan la respuesta del sistema inmunitario cuando un patógeno entra en el organismo. Cuando los linfocitos T CD4 se encuentran en reposo (estado latente) no pueden combatir el virus, pero tampoco pueden ser infectadas. Cuando estos linfocitos permanecen en reposo se las conoce como células durmientes o quiescentes.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Waterloo junto con expertos de la Universidad de Manitoba (Canadá) observó que una gran cantidad de trabajadoras sexuales de Kenia que mantuvieron relaciones sexuales con clientes con el VIH no contrajeron el virus. Posteriormente hallaron que estas mujeres eran biológicamente resistentes a la infección por el VIH ya que presentaban una baja activación inmunitaria en el tracto genital femenino. Asimismo, este estado de inactividad inmunitaria se asocia con una menor expresión de los marcadores de activación de los linfocitos T.

Partiendo de esta observación, los investigadores se plantearon si era posible inducir de manera farmacológica el estado de quiescencia en el lugar de la infección. Para ello desarrollaron un implante compuesto por un tubo hueco y dos brazos flexibles que permiten que se mantenga fijo. Dicho implante contiene hidroxicloroquina que es liberada lentamente a través del material poroso del tubo y es absorbida por las paredes del tracto vaginal.

El implante fue probado en un modelo animal, donde el equipo observó una reducción significativa de las células T, lo que indica que el tracto vaginal se encontraba en un estado de reposo inmune.

Una de las ventajas de este implante respecto a otros fármacos administrados de forma oral es que tiene una acción local, es decir, directamente sobre las células del tracto vaginal.

Los resultados del presente estudio sugieren que los microbicidas diseñados para mantener un bajo nivel de activación inmunológica de manera local en el tracto vaginal femenino pueden convertirse en una nueva estrategia prometedora para reducir la infección por el VIH. La futura investigación tendrá que averiguar si el implante podría ser una opción independiente para prevenir la transmisión del VIH o si sería mejor utilizarla en combinación con otras estrategias de prevención.

Fuente: University of Waterloo/ Elaboración propia (gTt-VIH)
Referencia: Ho E. A.; Chen Y.; Traore Y. L.; et al. Implant delivering hydroxychloroquine attenuates vaginal T lymphocyte activation and inflammation. Journal of Controlled Release, Volume 277, Issue null, Pages 102-113