GeSIDA 2017: Elevada prevalencia de uso de drogas durante el sexo en pacientes con VIH en un hospital de Barcelona

Un estudio catalán ha revelado cómo los pacientes con el VIH atendidos en un centro hospitalario de Barcelona (España) presentan un amplio uso de drogas en el contexto de las relaciones sexuales. Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por investigadores de la cohorte de pacientes con el VIH del Hospital Clínic de Barcelona y de la Universidad Autónoma de la misma ciudad y cuyos resultados se dieron a conocer a finales de noviembre en el IX Congreso Nacional del Grupo de Estudio del Sida (GeSIDA), celebrado en la ciudad de Vigo (España).

Existe una fuerte asociación entre el consumo de drogas en el contexto de las relaciones sexuales (véase La Noticia del Día 21/11/2017) y las conductas asociadas con el riesgo de adquisición de enfermedades de transmisión sexual (ITS). El uso intencionado de drogas para mantener tener relaciones sexuales por un período largo de tiempo (varias horas o días) –también conocido como ChemSex– lleva consigo la posibilidad de generar adicciones a drogas que precisaran tratamiento.

La práctica del ChemSex se ha vinculado, pues, a determinados riesgos, como por ejemplo los consumos desadaptativos o problemáticos de sustancias, problemas de salud mental y un incremento del riesgo de contraer el VIH y otras ITS, entre ellas la hepatitis C. Si bien se desconoce la magnitud del fenómeno en España, algunas ciudades como Barcelona y Madrid han declarado el ChemSex como un problema de salud pública y su abordaje ha sido incluido en los planes de acción de drogas.

En esta línea, un equipo de investigadores del Hospital Clínic y la Universidad Autónoma de Barcelona llevó a cabo un estudio transversal, descriptivo y prospectivo cuyo objetivo era describir el consumo de drogas durante las relaciones sexuales entre pacientes infectados por el VIH en un centro de tercer nivel en Barcelona y su percepción de riesgo sobre dicho consumo.

Del 21 de febrero al 2 de junio de 2017 se ofreció realizar una encuesta anónima y voluntaria a todas las personas infectadas por el VIH atendidas en el Hospital de Día de Infecciones del Hospital Clínic de Barcelona. En este periodo se visitaron 3.293 pacientes, de los cuales 1.134 contestaron la encuesta. Se excluyeron de este análisis los pacientes sin el VIH.

Se incluyeron datos demográficos, de carga viral del VIH, sobre el tratamiento antirretroviral que recibieron y datos relacionados con el consumo de drogas durante las relaciones sexuales y relativos a la percepción de riesgo con relación a dicho consumo.

Un total de 1.032 personas con el VIH aceptaron responder a la encuesta, de las cuales 428 (41%) indicaron haber consumido al menos una droga mientras practicaban sexo. La edad media de los participantes fue de 43 años, el 93% (n= 400) eran hombres, de los cuales el 90% (358) eran hombres gais, bisexuales y otros hombres que practican sexo con otros hombres (HSH), el 4% (n= 15) eran personas transexuales y el 2% (n= 5), mujeres.

Entre las características demográficas de todos los pacientes (no consumidores de drogas frente a consumidores), respecto a la variable sexo, de los hombres (n=873, 85%), 473 indicaron no haber consumido drogas frente a 400 que sí (78% frente a 93%, p <0,0001); de las mujeres (n= 117, 11%), 107 señalaron no haber tomado drogas frente a 10 que sí (18% frente a 2%, p <0,0001); de los pacientes transexuales (n=31, 3%), 16 declararon no haberlas consumido frente a 15 que sí (3% frente a 4%, p <0,0001); y de las personas que indicaron ‘no sabe/no contesta’ (n=11, 1%) en relación con su sexo, un total de 8 señalaron no haber consumido de drogas frente a 3 que sí lo hicieron (1% frente a 1%, p <0,0001).

En cuanto a la orientación sexual (no consumidores de drogas frente a consumidores), de los participantes que manifestaron haber tenido sexo con mujeres (n=117; 11%), 84 indicaron no haber tomado drogas frente a 33 que sí (14% frente a 8%, p <0,0001); de los que señalaron haber tenido sexo con hombres (n=813, 79%), 449 refirieron no haber usado drogas frente a 364 que sí las consumieron (74% frente a 85%, p <0,0001); de los participantes que revelaron haber tenido sexo con hombres y mujeres (y/o transexuales) [n=34, 3%], 17 manifestaron no haber usado drogas frente a 17 que sí lo hicieron (3% frente a 4%, p <0,0001); de los participantes que indicaron ‘no sabe/no contesta’ (n=68, 7%) en relación con su orientación sexual, 54 señalaron no haber tomado drogas frente a 14 que sí (9% frente a 3%, p <0,0001).

Por lo que se refiere al tratamiento antirretroviral, el 94% (n= 971) del total de los participantes en la encuesta indicaron estar tomándolo. De entre los que declararon consumir drogas, un 95% (n=408) estaba tomando tratamiento antirretroviral frente a un 2% (n=10) de pacientes que no lo estaban tomando. En este sentido, del total de la muestra, el 89% (n=915) tenían la carga viral indetectable siendo la tasa de un 88% (n=376) entre los participantes que consumían drogas en sus prácticas sexuales.

Con relación al tipo de terapia antirretroviral, de los 364 pacientes consumidores de drogas que especificaron los fármacos concretos que estaban tomando, se desprende que el 23% (n= 84) estaba tomando una combinación que incluía inhibidores de la integrasa (raltegravir [Isentress®] y dolutegravir [Tivicay®; también en Triumeq®]); el 38% (n= 136), recibía una combinación basada en inhibidores de la proteasa potenciados por ritonavir o cobicistat o en el inhibidor de la integrasa elvitegravir potenciado por cobicistat (incluido en Stribild® y Genvoya®); y el 36% (n= 129) tomaba una combinación basada en inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido.

Respecto al consumo de drogas, de los 428 pacientes que declararon haber consumido drogas en contexto sexuales, 364 especificaron el tipo de sustancias. Por lo que respecta al número de sustancias consumidas, el 30% (n= 128) señaló  el consumo de una droga; el 18% (n= 77) la toma de dos drogas distintas y el 52% (n=223), de tres o más sustancias (policonsumo). En cuanto a la frecuencia de uso, el 25% (n= 87) indicó haberlas consumido en el último mes, el 18% (n= 63) en el último mes y en los últimos 6 meses, y el 63% (n= 18%) en los últimos 6 meses.

Con relación a la frecuencia del uso individual de las drogas, el 55% tomó poppers, el 48% sildenafilo, el 47% alcohol, el 34% cocaína, el 27% GHB/GBL, el 21% metanfetamina, el 17% MDMA, el 16% éxtasis, el 13% ketamina, el 11% speed y el 10% mefedrona. Un total de 4 (1%) pacientes declararon haber practicado slamming (uso inyectado de drogas durante el ChemSex) y todos ellos era policonsumidores (6 drogas o más).

Por lo que respecta a la percepción del riesgo asociado al consumo de drogas, el 19% (n= 73) de los pacientes que las consumieron afirmaron estar preocupados por dicho consumo, y de ellos, el 47% (n= 34) señalaron necesitar ayuda para gestionar su uso consumo. En cuanto a los porcentajes de preocupación respecto a la droga consumida, el 58% refiere estar preocupado por la toma de Viagra, el 53% por el uso de poppers, el 51% por tomar cocaína, el 45% por el uso de GHB/GLB, el 42% por el alcohol, el 40% por tomar metanfetamina, el 30% por el empleo de MDMA, el 27% por el uso de éxtasis, el 21% por la mefedrona, el 21% por el speed y el 18% por emplear la ketamina.

En conclusión, los investigadores señalan el alto consumo de drogas en contextos sexuales en los pacientes con el VIH del Hospital Clínic, siendo la mitad de ellos policonsumidores de drogas y estando el 38% en tratamiento antirretroviral con IP potenciados por ritonavir o cobicistat o bien elvitegravir/cobicistat, con las posibles interacciones medicamentosas significativas a nivel clínico que ello puede conllevar.

Por otra parte, los autores remarcan que solo el 19% de los participantes encuestados que consumen drogas consideran que su uso es problemático, de los cuales casi la mitad señala necesitar ayuda para gestionar su consumo. Por último, indican que se precisa llevar a cabo estrategias de reducción de daños en el contexto del ChemSex y que se requiere la implementación de centros de referencia para la atención del consumo problemático de drogas.

Fuente: Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencia: Martínez-Rebollar M, Leal L, Laguno M, et al. Prevalencia del uso de drogas en el contexto sexual de pacientes VIH positivos del Hospital Clínico de Barcelona. IX Congreso Nacional de GeSIDA y XI Reunión Docente de la RIS. Vigo (Pontevedra), 28 de noviembre- 1 de diciembre de 2017. Abstract P-034.