gTt-VIH

  1. Tratamientos

Introducción a los tratamientos

Información dirigida principalmente a aquellas personas que inician el tratamiento del VIH y para cualquier persona, esté o no en tratamiento, que no haya recibido ninguna información previa.

¿Qué es la terapia combinada?

Terapia combinada es el término con el que se denomina el uso de tres o más fármacos para tratar el VIH. También se denomina terapia triple o cuádruple o TARGA (terapia antirretroviral de gran actividad).

Estos fármacos funcionan de distintas maneras sobre distintas etapas del ciclo vital de VIH.

¿Funcionan de verdad los fármacos?

En todos los países en los que se emplea TARGA, las muertes y enfermedades asociadas al SIDA han descendido espectacularmente.

El tratamiento funciona en mujeres, hombres y niños. Además, funciona sin importar cómo te infectaste por VIH, tanto si fue por vía sexual, por el uso de drogas inyectables o por transfusión sanguínea.

Si tomas los fármacos anti-VIH exactamente tal y como son prescritos, reducirás la cantidad de virus en tu cuerpo a niveles ínfimos. Esto permitirá que tu sistema inmunitario se recupere y se fortalezca por sí mismo.

El seguimiento regular, mediante pruebas de sangre, servirá para comprobar que los fármacos siguen funcionando.

  • Las pruebas de carga viral miden la cantidad de VIH en la sangre. Los resultados se miden en copias/mL.
  • Las pruebas de CD4 miden la fortaleza del sistema inmunitario. Los resultados se miden en células/mm3.

Incluso empezando con un recuento de células CD4 muy bajo, tu propio sistema inmunitario puede restablecerse lo suficiente como para que tu cuerpo se recupere de muchas enfermedades relacionadas con el VIH.

Si usas el tratamiento anti-VIH en el momento y del modo adecuado, podrás sentirte bien durante mucho más tiempo.

¿Durante cuánto tiempo funcionan los fármacos?

La terapia combinada que emplea al menos tres fármacos ha sido usada ya durante años (desde finales de los años 90). Muchos de los fármacos individuales han sido estudiados durante incluso más tiempo.

La cantidad de tiempo que una combinación puede funcionar depende principalmente de que el VIH no desarrolle resistencia (Para comprender mejor qué son las resistencias y sus consecuencias en el tratamiento te puede ser útil el artículo publicado en LO+POSITIVO 26: Una aproximación a las resistencias a los fármacos antirretrovirales). Esto depende de que se consiga bajar (y mantener) la carga viral a niveles indetectables (inferiores a 50 o 20 copias/ml).

Si tu carga viral permanece indetectable, puedes usar la misma combinación durante muchos años.

Las directrices de tratamiento españolas (diponibles en www.gesida.seimc.org) afirman que conseguir una carga viral inferior a 50 o 20 copias/ml es uno de los objetivos principales cuando se inicia el tratamiento.

¿Todo el mundo necesita tratamiento?

En algún momento, la mayoría de las personas con VIH necesitará tratamiento. Lo que puede variar mucho es cuándo lo necesitarán. La infección por VIH progresa a velocidades muy distintas en cada persona.

  • Aproximadamente un tercio de las personas con VIH permanecerá bien hasta 10 años tras la infección, incluso sin tratamiento.
  • Aproximadamente el 60% inicia el tratamiento tras 4-5 años.
  • Un 2-3% de las personas puede enfermar más rápidamente y necesitar tratamiento mucho antes.
  • Un 2-3% de las personas puede llegar a los 15-20 años sin tratamiento.

Si necesitas o no tratamiento es algo que tienes que consultar con tu médico. Esto se decidirá tras varias visitas.

Cuando se hable sobre el tratamiento:

  • Puedes hacer tantas preguntas como sea posible hasta que estés satisfecho con las respuestas.
  • Puedes conseguir información útil de otras fuentes. Esto incluye internet, amigos, hojas informativas y líneas telefónicas.

Incluso aunque te encuentres bien, sería buena idea que fueras aprendiendo cosas sobre el tratamiento, antes de que lo necesites.
Esto es especialmente importante si tu recuento de CD4 está bajando o si tienes una carga viral alta.

¿Cuándo debería iniciar el tratamiento?

Cuándo iniciar el tratamiento es un tema que tenéis que discutir juntos tú y tu médico. Tú eres la persona que tiene que tomar las pastillas, así que tú tienes la posibilidad de elegir cuándo empezar así como qué fármacos emplear.

Se recomienda iniciar el tratamiento antes de que el recuento de CD4 caiga por debajo de 200. Incluso a este nivel, no es probable que sea una necesidad urgente para ti iniciar el tratamiento inmediatamente si no te encuentras preparado.

  • Pídele a tu médico que te informe sobre los diferentes fármacos que puedes utilizar. Necesitarás saber los aspectos positivos y negativos de cada uno de ellos.
  • Tómate tiempo para pensar sobre lo que quieres hacer. No te sientas apurado o presionado para hacer algo que no comprendes. Si acabas de ser diagnosticado con VIH recientemente, necesitarás afrontar eso primero.

Mientras tu recuento de CD4 esté por encima de 300, tu sistema inmunitario aún está en buen estado. Por debajo de 300, corres un riesgo mayor de que se presenten infecciones que provoquen diarrea y pérdida de peso.

Si tu recuento de CD4 cae por debajo de 200, aumenta el riesgo de que sufras un tipo de neumonía conocida por las siglas PCP (Pneumocistis Carinii Pneumonia, recientemente denominada también Pneumocistis Jiroveci Pneumonia). Si el recuento cae por debajo de 100, entonces aumenta mucho más el riesgo de que sufras una enfermedad grave.

Un bajo recuento de CD4 no significa que inevitablemente te pongas enfermo. Sin embargo, es mucho más probable que así sea. La mayoría de los fármacos empleados para tratar estas enfermedades relacionadas con el VIH pueden ser más tóxicos y difíciles de tomar que los fármacos anti-VIH normales.

Aunque puede que te preocupe tomar un tratamiento, el VIH/SIDA aún constituye una enfermedad grave y pone en peligro la vida. Podría darse el caso de que se retrasara tanto el tratamiento que se iniciara demasiado tarde. Las enfermedades que pueden aparecer en cualquier momento cuando tu recuento de CD4 es inferior a 200 pueden ser fatales.

¿Cuál es la mejor combinación?

No existe una única respuesta a esta pregunta, los fármacos que funcionan bien en una persona pueden ser mucho más difíciles de tolerar por otra.
Debería elegirse cualquier combinación atendiendo a dos puntos:

  • Que la combinación que tomes sea lo suficientemente poderosa para reducir la carga viral por debajo del nivel de detección. Esto a menudo implica tomar más de tres fármacos.
  • Que puedas tolerar los fármacos y seguir el programa de tomas diario y cualquier restricción de la dieta.

Tu médico podrá intercambiar opiniones contigo sobre qué combinaciones tienen más probabilidades de rebajar la carga viral a indetectable. Si has tomado fármacos anti-VIH con anterioridad, esto podrá afectar a la eficacia de tu nuevo tratamiento.

Es importante que antes de decidir puedas obtener información sobre los horarios de las tomas, la cantidad y tamaño de las pastillas y los efectos secundarios. Esto te ayudará a elegir el régimen que para ti vaya a ser más fácil de seguir.

Más información sobre terapias combinadas y fármacos en concreto.

¿Puedo cambiar o interrumpir el tratamiento?

Si tu primera combinación es demasiado difícil de seguir, o si cualquier efecto secundario no ha mejorado tras las primeras semanas, puedes siempre cambiar el o los fármacos que creas más problemáticos.

Si es tu primera combinación, tienes muchas opciones. No deberías aguantar efectos secundarios durante meses.

Muchas personas emplean una combinación para llevar su carga viral a niveles indetectables y después cambian a una combinación más fácil.

¿Las recomendaciones para hombres y mujeres son las mismas?

Existen algunas diferencias entre el VIH en mujeres y hombres. Una de ellas es que para el mismo recuento de CD4, las mujeres pueden tener una carga viral ligeramente menor que los hombres. Algunos estudios muestran también que las mujeres corren un mayor riesgo de enfermar que los hombres con el mismo recuento de CD4. Esto puede constituir un motivo para que las mujeres inicien tratamiento antes que los hombres. Sin embargo, los indicios que apoyan esto no son lo suficientemente sólidos para ser incluidos en las directrices de tratamiento.

Un estudio americano descubrió que los niveles de carga viral varían en las distintas etapas del ciclo menstrual. Podría ser una buena idea para ti y tu médico, que anotaras en qué momento del ciclo estás cuando realizas los análisis y después lo tuvierais en cuenta cuando tengas los resultados.
Más información sobre Mujer y VIH.

¿Qué ocurre con el tratamiento durante el embarazo?

Muchos estudios han demostrado que las mujeres con VIH pueden ser tratadas de forma muy eficaz durante el embarazo.

Además, un tratamiento con una terapia combinada que reduzca la carga viral por debajo del límite de detección reducirá casi a cero el riesgo de transmisión del VIH a tu bebé.

En estudios recientes se demostró que las mujeres que inician el tratamiento con un recuento de CD4 superior a 250 células/mm3 no deberían tomar el fármaco nevirapina porque corren un mayor riesgo de sufrir toxicidad hepática. Esta advertencia también se aplica a las mujeres embarazadas que inician tratamiento con un recuento de CD4 superior a 250 células/mm3.
Más información sobre embarazo y VIH

¿Cómo siguen los niños el tratamiento anti-VIH?

Los principios a seguir cuando se tratan niños con VIH son muy similares a los usados con los adultos, pero existen algunas diferencias importantes.

El sistema inmunitario y la absorción de los fármacos pueden ser diferentes en las distintas etapas de la infancia, la adolescencia y la madurez. Por este motivo es recomendable a todas las edades contar con un cuidado pediátrico especializado en VIH.

Una de las principales diferencias entre niños y adultos es que el recuento de células CD4 es mucho mayor en niños. Un recién nacido, por ejemplo, puede tener un recuento de células CD4 entre 2.000 y 3.000 células/mm3 . Esto significa que los niveles de CD4 que se emplean para decidir cuándo un adulto debería iniciar el tratamiento no resultan apropiados para niños.

En niños resulta más apropiado monitorizar el porcentaje de CD4 (CD4%), que es el porcentaje de linfocitos que son células CD4. El CD4% de una persona sin VIH ronda el 40%.

En la Tabla 1 se puede encontrar el recuento de CD4 y CD4% por edades para niños.

Tabla 1: Rango de CD4 y CD4% equivalentes para bebes y niños por categoría de infección por VIH:



  <12 meses 1-5 años 6-12 años
Categoría 1
no supresión
>1500
>25%
>1000
>25%
>500
>25%
Categoría 2
supresión
moderada
750-1500
15-24%
500-1000
15-24%
200-500
15-24%
Categoría 3
supresióngrave
<750
<15%
<500
<15%
<200
<15%

 

Por este motivo, existen diferentes directrices de tratamiento para niños. Sin embargo, éstas tienden a actualizarse con menos frecuencia que las directrices para adultos. Por lo tanto, es importante prestar atención a los cambios en el cuidado a adultos que puedan ser también relevantes para el tratamiento a niños.

Adhesión es el término empleado para expresar que tomas todos los medicamentos tal y como han sido prescritos. Esto es también esencial a cualquier edad. Se puede desarrollar resistencia con independencia de la edad si empleas un tratamiento que no consigue reducir tu carga viral a niveles indetectables.

Para más información sobre niños y VIH, puedes visitar los sitios web en inglés de la Asociación Niños con VIH (CHIVA) http://www.bhiva.org/chiva y PENTA www.penta.org .

Referencia: Puedes obtener más información (en inglés) en la guía Introduction to combination therapy de la asociación británica i-Base.

 

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





VIH, embarazo y salud materna. Guía básica para mujeres que viven con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!