gTt-VIH

  1. Enfermedades y síntomas
  2. Síntomas

Náuseas y vómitos

Las náuseas, y en ocasiones los vómitos, son bastante habituales cuando se inicia una nueva combinación. Sin embargo, en la mayor parte de las personas suele mejorar tras unas pocas semanas cuando el cuerpo se ha adaptado a los fármacos.

La mayoría de los medicamentos para el VIH incluyen las náuseas como posible efecto secundario.

A menudo lo único que hace falta es tomar una pastilla antiemética (que evita el vómito) de forma regular durante las primeras semanas de tratamiento. Si un fármaco antiemético no funciona, merece la pena probar otros que estén disponibles. Algunos antieméticos funcionan porque te ayudan a vaciar tu estómago más rápidamente y otros porque bloquean las señales que le dicen a tu cerebro que te sientes enfermo.

Algunas personas nunca mejoran de las náuseas y en ese caso quizá necesiten cambiar a otra medicación para el VIH. Puede existir también una causa subyacente no relacionada con los fármacos que debería estudiarse.

Si estás tomando abacavir y sientes náuseas o vómitos, contacta con tu clínica inmediatamente para descartar una reacción de hipersensibilidad a abacavir. <enlazar con el apartado correspondiente a la reacción de hipersensibilidad dentro de esta misma sección>

¿Cómo describir las náuseas a tu médico/a?

  • ¿Con qué frecuencia te sientes o estás indispuesto al día?
  • ¿Cuántas veces te pasa a la semana?
  • ¿Cuánto dura la sensación de náusea?
  • ¿Ha afectado a la cantidad de comida o bebida que tomas?
  • ¿Te sientes más cansado/a o débil por su culpa?

Medicamentos empleados para aliviar las náuseas

Domperidona (Motilium®): 10-20 mg cada 4-8 horas.
También está disponible en forma de supositorios de 30-60 mg que se administran cada 4-8 horas, lo que constituye una buena alternativa a las pastillas cuando te sientes con náuseas.

Metoclopramida (Primperan®): generalmente 10 mg, 3 veces al día.
Existen versiones que se liberan lentamente y que pueden usarse dos veces al día; sin embargo, no deberían administrarse a personas de menos de 20 años. Hay que tener cuidado con las reacciones distónicas (movimientos convulsivos) que se producen a dosis más altas.

Otros fármacos que pueden usarse son proclorperazina y haloperidol.

En ocasiones, estos medicamentos a su vez pueden provocar efectos secundarios y deberías preguntar a tu médico/a por ellos.

Cuando las náuseas persisten a pesar de los cambios de medicación y de estilo de vida, quizá puedan prescribirse los fármacos que normalmente se reservan para los pacientes que están en tratamientos fuertes de quimioterapia.

Entre estos fármacos están granisetrón, ondansetrón y tropisetrón, y son muy eficaces.

Otras sugerencias

Si no tienes opción de cambiar la medicación y las náuseas son continuas, quizá alguna de las siguientes sugerencias te sea práctica:

  • Procura comer menos cantidad en las comidas y con más frecuencia antes que comer mucho en pocas comidas al día.
  • Intenta comer alimentos más insípidos y evita comidas picantes, grasientas o de olores fuertes.
  • Ten a mano cerca de tu cama algunas galletas y tómate una o dos antes de levantarte por la mañana.
  • El jengibre puede ser muy eficaz y puedes tomarlo en forma de pastillas, en polvo de raíz de jengibre o en raíz de jengibre fresca pelada y pasada por agua.
  • Si el olor de los guisos te molesta, abre las ventanas mientras cocinas y mantén la cocina bien ventilada.
  • Las comidas en microondas se preparan rápidamente y originan pocos olores, por lo que puedes comer tan pronto como tengas hambre. Si es posible, también es útil que alguien te prepare la comida.
  • No comas en una habitación mal ventilada o en la que queden olores tras haber cocinado.
  • Come sentado a la mesa en lugar de tumbarte y no te eches inmediatamente después de comer.
  • Intenta no beber durante la comida o inmediatamente después. Es mejor esperar una hora y después beber lentamente a sorbos.
  • Intenta tomar alimentos fríos más que calientes o deja enfriar la comida antes de tomártela.
  • La menta también es útil y puede tomarse en forma de infusiones, dulces o chicle.
  • También pueden ser de mucha utilidad la acupresión y la acupuntura. En la mayoría de las farmacias puedes encontrar tiritas de acupresión antináuseas.
  • Intenta evitar aquello que irrite el estómago como alcohol, aspirina y fumar.

Referencia: A guide to avoiding & managing side effects de la asociación británica i-Base.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





VIH, embarazo y salud materna. Guía básica para mujeres que viven con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!