gTt-VIH

  1. Enfermedades y síntomas
  2. Enfermedades Relacionadas

Mycobacterium Avium Complex (MAC)

Mycobacterium avium y Mycobacterium intracelular son dos tipos de bacterias muy similares y que, usualmente, se describen como Mycobacterium Avium Complex (MAC).

En las personas con VIH, este tipo de infecciones bacterianas puede afectar de forma localizada (limitándose a una parte del cuerpo) o diseminada (dispersándose a dos o más partes del cuerpo) a los pulmones, el hígado, el bazo, los intestinos y la médula ósea, poniendo incluso en riesgo la vida.

¿Dónde están presentes las bacterias?

Las bacterias que causan la infección por MAC se encuentran prácticamente en cualquier lugar: en el agua, el suelo, el polvo, en los alimentos y en distintos animales, por lo que resulta muy fácil que esta bacteria entre en contacto con la mayoría de las personas. Se trata de un microorganismo ubicuo del que no se conocen medidas eficaces para prevenir su adquisición.

¿Puedo desarrollar la enfermedad por MAC?

A pesar de que la gran mayoría de las personas tiene estas bacterias en su cuerpo, las que tienen un sistema inmunológico sano pueden controlar que éstas no se desarrollen, con lo que se evita que la enfermedad por MAC se manifieste en el cuerpo. En cambio, quienes tienen un sistema inmunológico debilitado son más propensos a que el MAC se desarrolle. Sin embargo, las estadísticas sobre la incidencia de esta enfermedad son bastante favorables: En un estudio de cohorte que se llevó a cabo en España después de la aparición de TARGA, en el que se incluyeron 200 participantes cuyos recuentos de CD4 eran inferiores a 50 células/mm3, la incidencia de infección diseminada fue de 2 casos por 100 paciente-años.

¿Cuáles son los síntomas?

Una vez que el MAC se desarrolla en el cuerpo de una persona, ésta puede experimentar síntomas como fiebre alta, escalofríos, diarrea, pérdida de peso, dolor estomacal y fatiga -que está generalmente causada por anemia-. Si el MAC se disemina hacia otras partes del cuerpo, puede causar infecciones en la sangre, hepatitis, neumonías u otro tipo de problemas que pueden comprometer gravemente la salud de una persona. Pero estos síntomas pueden ser similares a los de otras enfermedades, como la tuberculosis, por lo que habría que confirmar que se trata de MAC a través de un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica MAC?

El diagnóstico de MAC se puede realizar a través de la toma de muestras respiratorias, como la de esputos u otras técnicas respiratorias un poco más invasivas (broncoaspirado, cepillado, lavado broncoalveolar, aspirado transtraqueal), biopsia de pulmón o necropsia; gastrointestinales (generalmente consisten en muestras de heces) y, con menor frecuencia, biopsia de colon. Otras muestras que se pueden tomar son las de médula ósea, biopsia hepática, líquido pericárdico. Pero, sin lugar a dudas, el diagnóstico de certeza se alcanza con el hemocultivo y la posterior caracterización de la micobacteria; el resultado de este examen puede demorarse entre una y dos semanas y constituye la técnica más sensible (entre el 90 y el 95%) para el diagnóstico de la infección diseminada por MAC.

¿Se puede tratar?

El tratamiento para esta micobacteria puede variar en función de lo diseminada o no que pueda estar la enfermedad y del grado de sensibilidad que se tenga ante los fármacos. Es por esto que no hay pautas estándar para su tratamiento. Por lo general, se usa una combinación de antibióticos que contenga al menos dos fármacos, uno de los cuales podría ser claritromicina o bien azitromicina. El etambutol sería el segundo medicamento que se sugiere tomar junto con alguno de esos dos fármacos. Asimismo, a esta combinación se le puede añadir rifabutina si es que se está ante la presencia de un MAC mucho más grave.

Si alguna persona con MAC no responde al tratamiento o sufre una recaída después de la primera respuesta al tratamiento, se recomienda realizar un examen para verificar si la medicación que se está empleando es activa para el tipo de MAC que tiene la persona en cuestión, lo que se llama un examen de susceptibilidad a fármacos.


Fuentes: Aidsmap / Aidsmeds / Gay Men’s Health Crisis / aidsinfonet.

Referencias:
Berenguer J, et al. Prevención de las infecciones oportunistas en pacientes adultos y adolescentes infectados por el VIH. Recomendaciones de GESIDA/Plan Nacional sobre el Sida. Emfer Infecc Microbiol Clin 2004; 22(3):160-176.

Santos M y Gobernado M. Complejo Mycobacterium avium: Aspectos microbiológicos. Servicio de Microbiología, Hospital La Fe, Valencia.
www.seimc.org/control/revi_Micobac/mac1.htm


 

Fuentes: Aidsmap (Entidad certificada por The Information Standard, perteneciente al Servicio Nacional de Salud Británico [NHS]) y HIV-iBase (Entidad certificada por HONcode).

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Contactos para personas con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!