gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 45, primavera 2010
  2. Al Detalle

Nuevas tecnologías de la prevención: Repaso del 2009

El pasado año fue pródigo en novedades en el ámbito de las nuevas tecnologías de la prevención (microbicidas y vacunas contra el VIH), que probablemente marquen un punto de inflexión en su posterior desarrollo. La gran amenaza que se cierne sobre este campo es, al igual que en el ámbito más amplio del VIH, la escasez de recursos para poder mantener el progreso hacia la consecución de unas vacunas y microbicidas seguros y eficaces.

Microbicidas


El año 2009 se abrió con una alentadora noticia sobre el microbicida de primera generación PRO 2000 (véase cuadro adjunto). En una presentación realizada en la CROI de febrero de 2009, se informó de que el producto pareció ofrecer a las mujeres una protección del 30% frente a la infección por vía sexual del VIH.
Sin embargo, a finales de año, un estudio de mayor tamaño que probaba el mismo gel microbicida echó por tierra esas esperanzas, al concluir que PRO 2000 no tuvo ningún efecto protector frente al virus para las mujeres que lo emplearon, y que los datos del primer ensayo, en los que se intuía una posible eficacia, fueron debidos de manera fundamental al azar.
Imagen: Microbicidas
Estos resultados acaso signifiquen que 2009 sea el punto final a una línea de investigación en un tipo de microbicidas que hasta ahora sólo ha reunido fracasos [BufferGel, Carraguard, PRO 2000...]. Los investigadores en este campo centran hoy sus esfuerzos en los más prometedores microbicidas de segunda generación (véase cuadro), basados en los mismos fármacos antirretrovirales que ya han demostrado su eficacia en el tratamiento de la infección por VIH y de los que se espera que puedan servir para prevenirla.

Precisamente, en la próxima Conferencia Internacional del Sida, que tendrá lugar en julio en Viena (Austria), se presentaran resultados del ensayo CAPRISA, en el que se prueba un candidato a microbicida que contiene tenofovir.

Microbicidas de primera generación


Los denominados microbicidas de primera generación actúan contra el VIH de forma no específica, bien adhiriéndose de forma electrostática al virus (por ejemplo, PRO 2000 ó Carraguard), o bien creando unas condiciones de la vagina que inhiban la infección (por ejemplo, BufferGel).

Características


• Son los primeros microbicidas desarrollados.
• Actúan sobre el VIH de forma no específica.
• Formulaciones en gel.
• Requieren una aplicación vaginal en las horas previas a la práctica del sexo (dependientes del coito).
• No plantean problemas respecto a la aparición de posibles resistencias.

Microbicidas de segunda generación


Los microbicidas de segunda generación emplean compuestos antirretrovirales que actúan de forma específica sobre el VIH o sus células diana. Tienen una alta actividad y pueden ser formulados de manera que su liberación sea prolongada en el tiempo, bien en solitario o en combinación.

Se está trabajando para identificar qué fármacos son los más adecuados para su uso como microbicidas. Entre los más prometedores se encuentran tenofovir o dapivirina, por ejemplo.

Características


• Son productos más novedosos que se hallan en diferentes etapas de ensayos preclínicos y clínicos.
• Actúan de forma específica sobre el VIH.
• Cuentan con diversas formulaciones: geles, películas, anillos y pastillas o supositorios vaginales.
• Su acción es de larga duración (protección prolongada), por lo que pueden aplicarse una vez al día. En el caso de un anillo, puede aplicarse una vez al mes o incluso menos (no dependen del coito).
• Existe el riesgo de que se desarrollen resistencias (en caso de que la persona que emplea el microbicida ya tenga infección por VIH).

Fuente: IPM.

Vacunas

Por su parte, el campo de las vacunas contra el sida ha inscrito el 2009 en los anales de la historia del VIH, al ser la primera vez que una candidata a vacuna demuestra ser eficaz en un ensayo de fase III con humanos. Se trata de la tercera vacuna que llega a esta fase de ensayos y la única que la ha superado.
En el mes de septiembre, se hicieron públicos los resultados del ensayo RV144, realizado en Tailandia, que reflejaban que el grupo de personas inoculadas con una combinación de dos candidatas a vacuna (en lo que se conoce como régimen tipo inducción-refuerzo) tuvieron un 30% menos de infecciones que el grupo que sólo recibió inyecciones de placebo [una sustancia inocua].
Imagen: Vacunas contra el VIH
A pesar de la indudable buena noticia que supone, no se trata de una victoria absoluta sobre la infección, y lo más probable es que no se traduzca a corto plazo en una vacuna en el mercado. Los datos obtenidos en algunos aspectos resultan poco satisfactorios:

• La eficacia mostrada es muy baja (muchos expertos consideran que, como mínimo, debería ser del 50% para poder entrar a valorar la posible aprobación de una vacuna).
• Sus efectos parecen desvanecerse con rapidez tras la vacunación.
• Se ha probado en poblaciones con poco riesgo de infección expuestas a cepas del VIH distintas a las predominantes en África. Sería preciso realizar otro gran ensayo similar al RV144 en dicho continente, para ver si esta vacuna resulta eficaz allí donde más infecciones se producen y, por tanto, es más necesaria.

No obstante, como ocurre en el caso de los microbicidas, hay nuevas líneas de investigación que se están imponiendo, y que superan esta visión más “clásica”, que, a pesar de haber permitido que dispongamos de vacunas contra otros patógenos, parece agotada en el caso del VIH.

Anticuerpos ampliamente neutralizantes


Algunas personas son capaces de controlar la infección de forma natural, sin utilizar fármacos antirretrovirales. Que se den estos casos prueba que existen respuestas inmunitarias de anticuerpos eficaces frente al VIH; una de las nuevas vías de investigación en vacunas se basa en la identificación de estos anticuerpos, con el fin de intentar diseñar vacunas capaces de inducir dichas respuestas en otras personas (lo que se conoce como un enfoque de ingeniería inversa).

En este sentido, el pasado mes de septiembre se dio un gran paso adelante con el descubrimiento de dos anticuerpos ampliamente neutralizantes con la mayor potencia hasta la fecha. Los científicos, además, han comentado que, en el proceso, se han depurado las técnicas que permiten identificar y aislar estas sustancias, lo que facilitará que en el futuro se puedan seguir descubriendo más.
En resumen, 2009 ha sido un año que, probablemente, marque un cambio de tendencia en el ámbito de las nuevas tecnologías de la prevención. Por desgracia, se produce en un momento de inestabilidad económica que puede hacer peligrar la financiación de estos proyectos (entre otros muchos de salud pública), pero esperamos que el campo pueda ofrecernos pronto productos capaces de ayudar a poner fin a la pandemia.

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

No hay comentarios aún ¡Sé el primero en dejar uno!

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Ver también...

Otros artículos y noticias recientes sobre Microbicidas, Vacunas

Glosario de términos

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30