gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 45, primavera 2010
  2. A Ciencia Cierta

Especial CROI 2010: Fármacos comercializados

Notas sobre ACTG 5202, ACTG 5224s, darunavir y raltegravir.

Imagen: CROI 2010 Fármacos comercializados1. ACTG 5202: Kivexa® frente a Truvada® y Reyataz® frente a Sustiva®


En esta edición de la CROI, se dieron a conocer los resultados finales del estudio ACTG 5202, un ensayo prospectivo, de reparto aleatorio y a doble ciego, que comparó el uso de las combinaciones de nucleósidos (y nucleótido) tenofovir/emtricitabina (Truvada®) y abacavir/lamivudina (Kivexa®) junto a efavirenz (Sustiva®, y en Atripla® junto a Truvada®) o bien con atazanavir potenciado por ritonavir (Reyataz®/Novir®) en 1.857 personas con VIH que empezaban por primera vez una terapia antirretroviral, distribuidos en cuatro grupos de tratamiento (abstract 59L).

Este estudio ya había proporcionado anteriormente resultados reveladores, siendo el más importante que, en las personas con cargas virales elevadas (>100.000 copias/mL) justo antes de empezar el ensayo, la eficacia virológica [carga viral indetectable] se perdía antes entre las que tomaron abacavir/lamivudina que entre aquéllas que recibieron tenofovir/entricitabina. Por esto motivo, el Comité de Seguimiento de Datos y Seguridad del ensayo decidió que el estudio dejara de ser ciego para esta franja de participantes.

En esta ocasión, se presentaron los resultados de la comparación de Kivexa® y Truvada® entre los participantes que empezaron con cargas virales bajas, así como también la comparación de Sustiva® y Reyataz®/Novir® en todos los participantes.

La comparación entre abacavir/lamivudina y tenofovir/emtricitabina entre los pacientes que empezaron con cargas virales bajas no mostró diferencias significativas o sustanciales a la hora de reducir la carga viral hasta niveles indetectables tras 96 semanas de tratamiento, tanto si ambas combinaciones se acompañaban de atazanavir/ritonavir como de efavirenz: un 88,3% de los participantes tuvieron carga viral indetectable con Kivexa® y un 90,3% con Truvada® cuando se administraron con Reyataz®/Norvir®; y un 87,4% con Kivexa® y un 89,2% con Truvada®, cuando los participantes recibieron Sustiva®.

La comparación entre atazanavir/ritonavir y efavirenz en todos los pacientes, independientemente de sus cargas virales antes de empezar el estudio, mostró una equivalencia aproximada entre los dos fármacos a la hora de reducir la carga viral hasta niveles indetectables a las 96 semanas de tratamiento: 83,4% con Reyataz®/Norvir® y 85,3% con Sustiva® cuando se administraron junto con Kivexa®; y un 89% con Reyataz®/Norvir® y un 89,8% con Sustiva® cuando los pacientes recibieron Truvada®.

Como era de esperar, la proporción de pacientes que desarrolló mutaciones de resistencia fue bastante más elevada en los grupos que recibieron efavirenz que en los de atazanavir/ritonavir, independientemente de la combinación de análogos de nucleósido/nucleótido utilizada. Se observaron tasas más altas de efectos secundarios entre los participantes que tomaron Kivexa®, probablemente como consecuencia de las reacciones de hipersensibilidad a abacavir.

2. ACTG 5224s: Análisis metabólico de ACTG 5202


ACTG 5224s es un subestudio del ACTG 5202 que midió los cambios en la densidad mineral ósea [DMO] de la cadera y de la columna lumbar y la presencia de lipoatrofia [definida como pérdida de grasa igual o superior al 10% desde el inicio del estudio] en un grupo de 296 participantes, que fueron seguidos durante 96 semanas (abstract 106LB).

En los cuatro brazos del estudio se observó una pérdida de DMO, que fue peor durante el primer año, para estabilizarse después. Los brazos con la combinación de Truvada® fueron los que registraron una mayor pérdida de densidad mineral ósea tanto en la columna lumbar como en el hueso de la cadera. Las combinaciones con Reyataz®/Norvir® se asociaron a una mayor pérdida de DMO en la columna lumbar en comparación con Sustiva®, pero esa diferencia no se observó, sin embargo, en el hueso de la cadera.

En cuanto a los cambios en la grasa corporal, en todos los brazos se dieron incrementos de grasa subcutánea en las extremidades a la semana 96, también en todos se produjeron incrementos de grasa en el tronco, lo que, según los investigadores, se interpretó como una vuelta a una cierta normalidad en la distribución de grasas.

Se vieron algunos pocos casos de lipoatrofia en extremidades, con reducciones del 10-20% en el nivel de grasa (5%), que se estabilizaron y no fueron clínicamente significativas. En opinión de los autores del estudio, se trata de una gran noticia, pues para que la lipoatrofia sea perceptible por la propia persona deben darse pérdidas de grasa subcutánea superiores, del orden del 25 al 50%. No se registró ningún caso de lipoatrofia facial que fuera considerado importante. En cualquier caso, este subestudio proporcionará más datos próximamente.

3. Darunavir una vez al día en pacientes con experiencia en tratamientos


Darunavir (Prezista®) es un inhibidor de la proteasa cuya dosis recomendada en personas pretratadas es de 600mg junto con 100mg de ritonavir (Norvir®), ambos tomados dos veces al día. No obstante, una serie de pacientes con experiencia en tratamientos que no presentan mutaciones de resistencia asociadas a darunavir podrían beneficiarse de una pauta de dosificación menor: 800/100mg una vez al día, la misma que se utiliza en pacientes naive (abstract 57).

Ésta es la conclusión a la que llega el estudio ODIN (TMC114-C229), un ensayo abierto, de fase IIIb y de distribución aleatoria, que comparó la eficacia, seguridad y tolerabilidad de 800/100mg de darunavir/ritonavir una vez al día con 600/100mg dos veces al día a la semana 48 en pacientes con VIH pretratados que no presentan mutaciones de resistencia asociadas a estos inhibidores de la proteasa. Los participantes recibieron, además, una terapia de base optimizada (TBO), formada por dos o más análogos de nucleósido. El objetivo principal de este estudio fue demostrar la no inferioridad de la dosificación de una vez al día respecto a la de dos veces al día a la semana 48 en esta población de pacientes.

Un 45% de los participantes nunca habían tomado inhibidores de la proteasa, la mayoría no tenían mutaciones primarias de resistencia a estos inhibidores y un 85% presentaban sensibilidad a ocho fármacos de esta clase de antirretrovirales. Aproximadamente un 70% contaban con dos o más fármacos activos en su terapia de base optimizada. Los resultados muestran que, a las 48 semanas, un 72,1% de los participantes que tomaron Prezista®/Norvir® una vez día y un 70% de los que lo hicieron dos veces al día lograron reducir sus cargas virales hasta niveles indetectables (<50 copias/mL).
Imagen: Destacdo de texto
Esta similitud de los resultados puede ser debida a que la mayoría de participantes pretratados incluidos en este ensayo no tenían mutaciones de resistencia a los inhibidores de la proteasa antes de empezar el estudio. En la vida real, probablemente, las personas que presentan tal tipo de resistencia son las que tendrían más dificultades para reducir la dosis del fármaco y la pauta de dosificación en términos de respuesta virológica. El estudio no proporcionó datos de eficacia estratificados por mutaciones de resistencia a los inhibidores de la proteasa antes de iniciar el ensayo, una información que ayudaría a entender mejor cómo aplicar esta estrategia de cambio de pauta de dosificación en la práctica clínica.

Por lo que respecta a la seguridad, la dosificación de darunavir/ritonavir una vez al día se asoció con tasas más bajas de efectos secundarios gastrointestinales y de elevaciones lipídicas y de enzimas hepáticas.

4. Raltegravir (Isentress®)


Los responsables del STARTMRK, un ensayo multicéntrico, a doble ciego y de distribución aleatoria que compara el uso de raltegravir (Isentress®) con efavirenz (Sustiva®), ambos administrados junto con tenofovir/emtricitabina (Truvada®), ofrecieron los resultados de un análisis que examinó los cambios metabólicos y en la composición corporal observados en los participantes del estudio a las 96 semanas de tratamiento (abstract 720).

Los resultados revelan que, a la semana 96, raltegravir mostró un impacto inferior a efavirenz sobre los niveles de glucosa y lípidos sanguíneos, tanto en lo que respecta al colesterol total, LDL (o colesterol ‘malo’), HDL (o colesterol ‘bueno’) y los triglicéridos.

Los cambios en la composición corporal, evaluados mediante escáneres de absorciometría dual de rayos X [ó DEXA, en sus siglas en inglés] en un subgrupo de participantes de ambos grupos, evidenciaron un perfil similar de los dos fármacos a la semana 96 de estudio. La mayoría de pacientes experimentaron una ligero incremento de grasa, y sólo tres de los 37 evaluados en el grupo con raltegravir y dos de los 38 examinados en el grupo con efavirenz presentaban una pérdida de grasa de más del 20% en la zona apendicular.

Estos datos ponen de manifiesto que Isentress® tiene un perfil metabólico favorable, un poco mejor que Sustiva®, y que ambos antirretrovirales se asocian con mínimos cambios en la composición corporal.

Por otro lado, los resultados del estudio STARTMRK muestran tasas parecidas de carga viral indetectable (<50 copias/mL) a las 192 semanas en ambos grupos de tratamiento. El cambio en el recuento de CD4 se relacionó con la reducción de la carga viral en la octava semana del estudio, lo que constituiría un factor de predicción. Cada logaritmo de disminución de la viremia en la semana 8 se correspondió con un incremento de 145 células/mm3 en el grupo con raltegravir y con uno de 131 células/mm3 en el de efavirenz. La tasa de efectos secundarios entre los participantes que tomaron raltegravir fue de un 55% en comparación con un 76% observado entre aquéllos que recibieron efavirenz. Los efectos secundarios neuropsiquiátricos fueron menos habituales en el grupo con raltegravir (38%) que en el de efavirenz (63%). No se advirtieron acontecimientos adversos graves en el grupo que tomó Isentress® (abstract 514).

En otro orden de cosas, se dieron a conocer los datos sobre eficacia y seguridad de raltegravir en personas coinfectadas por el VIH y el virus de la hepatitis B (VHB) y/ó C (VHC) que participaron en los estudios STARTMRK —en pacientes sin experiencia previa en el uso de tratamientos— y BENCHMRK 1 y 2 —en pacientes pretratados— (abstract 662). Los resultados de este análisis a 96 semanas revelan que raltegravir se mostró eficaz tanto en coinfectados por VIH y VHB y/ó VHC como en monoinfectados sólo por VIH. Sin embargo, se observaron elevaciones de grado 2, 3 y 4 de las enzimas hepáticas con más frecuencia en los pacientes coinfectados que en los monoinfectados, aunque esta diferencia se pudo apreciar tanto en el grupo que recibió raltegravir como en el que tomó el fármaco comparador.

Con todo, los datos apuntan a que Isentress® puede ser una opción terapéutica apropiada también para las personas coinfectadas por el VIH y las hepatitis virales.


Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

No hay comentarios aún ¡Sé el primero en dejar uno!

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta






¿Se puede tratar la lipodistrofia en la cara? ¿Lo cubre la Seguridad Social?

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30