gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 45, primavera 2010
  2. A Ciencia Cierta

Especial CROI 2010: Enfermedad cardiovascular y cáncer

La enfermedad cardiovascular ha sido uno de los principales motivos de preocupación durante los últimos diez años. La noticia más optimista al respecto es que el tratamiento, en su conjunto, tiene un efecto protector sobre el desarrollo de esta enfermedad.

Imagen: CROI Riesgo cardiovascularSin embargo, dado que la terapia también aumenta algunos factores de riesgo de enfermedad cardiovascular (como por ejemplo los niveles de colesterol), las estrategias sobre cómo reducir el riesgo se han centrado más en recomendar cambios en el estilo de vida [del mismo modo que se hace en la población general: dieta, ejercicio, dejar de fumar, y el uso de medicamentos para reducir los niveles de lípidos], y no tanto en un posible cambio de los medicamentos antirretrovirales que más se asocian con el riesgo cardiovascular.

Un estudio transversal (o de prevalencia) examinó los factores precoces de riesgo funcional de enfermedad cardiovascular en 80 hombres con viremia indetectable que estaban tomando tratamiento antirretroviral (abstract 707). Los participantes formaban parte de la cohorte SCOPE, un estudio que evalúa a pacientes con VIH que empiezan a recibir tratamiento con recuentos bajos de CD4 en la fase crónica de la infección por VIH, y de la cohorte OPTIONS, un ensayo que examina a pacientes que inician la terapia antirretroviral en la fase aguda de la infección. El riesgo cardiovascular se evaluó a través de la rigidez arterial (haciendo uso de un análisis de la onda del pulso) y de la velocidad de la onda del pulso carótida-femoral.

Tras ajustar tanto por factores tradicionales de riesgo cardiovascular como por covariables asociadas al VIH, un recuento de CD4 nadir (el más bajo alcanzado) inferior a 350 células/mm3 se asoció de forma independiente con un incremento significativo de la rigidez arterial y de la velocidad de la onda del pulso, lo que implica un aumento del riesgo cardiovascular. Un análisis multivariable reveló que, entre otros factores significativos de un aumento de la velocidad de la onda del pulso, figuran: la edad, la presión arterial sistólica y diastólica y la diabetes. Un dato que merece la pena destacar es que la rigidez arterial no se vio afectada por la duración del tratamiento anti-VIH, por el empleo de la familia de fármacos de los inhibidores de la proteasa ni por el uso de abacavir, que algunos estudios han relacionado con un incremento del riesgo cardiovascular. Estos hallazgos parecen sugerir que retrasar el comienzo de la terapia antirretroviral de gran actividad
[TARGA] podría aumentar la probabilidad de desarrollar enfermedad coronaria arterial, a pesar de la posterior utilización de una terapia antirretroviral eficaz.

Células de los vasos sanguíneos


La disfunción endotelial es un fenómeno que suele producirse cuando las células de los vasos sanguíneos (las células endoteliales) no trabajan de forma adecuada, lo que podría dificultar el flujo de la sangre a través de las venas. Esta afección se da con frecuencia antes del endurecimiento de las arterías o aterosclerosis. Un estudio evaluó la función endotelial, a través de la dilatación de la arteria braquial mediada por flujo y de los niveles de la proteína C reactiva de alta sensibilidad —un marcador de inflamación—, en 98 personas con VIH con carga viral indetectable que estaban tomando tratamiento antirretroviral y 32 personas sin VIH, en calidad de controles (abstract 708). Los resultados muestran que en los participantes con VIH se halló disfunción endotelial y que los niveles de proteína C reactiva de alta sensibilidad fueron más predictivos del deterioro de dicha función que los factores de riesgo tradicionales. Este ensayo indica que las personas con VIH, incluso las que están tomando una terapia antirretroviral eficaz y tienen la carga viral indetectable, presentan un riesgo incrementado de enfermedad cardiovascular, que podría ser consecuencia de la inflamación crónica producida por la infección por VIH y exacerbada, tal vez, por el uso de ciertos fármacos antirretrovirales.

El estudio D:A:D (abstract 124), que contiene los historiales médicos de más de 33.000 personas con VIH seguidas durante un período de siete años, encontró que un nivel elevado de triglicéridos se asoció con un mayor riesgo de padecer un ataque cardíaco. Se registraron un total de 580 ataques al corazón y se comprobó que el riesgo de sufrirlos se incrementó al aumentar los niveles de triglicéridos. Esta relación entre unos mayores niveles de triglicéridos y el aumento del riesgo de sufrir un ataque cardíaco se mantuvo incluso después de que los investigadores tuvieran en consideración factores tradicionales de riesgo de padecer una cardiopatía, como tener antecedentes familiares, el hábito de fumar y los niveles elevados de colesterol. Cada vez que se duplicó el nivel de triglicéridos, se registró un aumento del 11% en el riesgo de sufrir un ataque al corazón. No obstante, el equipo de investigadores no estaba seguro de que el empleo de medicamentos para disminuir los niveles de triglicéridos [como los fibratos] produjera una reducción sustancial del riesgo de ataque cardíaco.

Otro análisis del estudio D:A:D (abstract 124) halló que, en personas seropositivas, dejar de fumar proporciona un efecto similar en términos de reducción del riesgo cardiovascular al observado en aquellas personas sin VIH. Y lo que todavía es más llamativo, los resultados evidencian que dicha reducción del riesgo se produjo tan sólo a los 2-3 años después de dejar el tabaco.
Imagen: CROI 2010 Tabaquismo
Asimismo, otro estudio que examinó los efectos del tabaco en las personas con VIH (abstract 30) concluyó que, en esta población de pacientes, fumar constituye un factor de riesgo de desarrollar cáncer de pulmón mucho mayor que el propio virus. Los autores compararon las tasas de cáncer de pulmón en personas con VIH con las observadas en pacientes sin el virus, del mismo sexo y edad. Aunque el propio VIH pareció incrementar el riesgo de sufrir cáncer de pulmón, este aumento fue pequeño en comparación con el relacionado con el hábito de fumar.

Por otra parte, los resultados de tres estudios son contundentes respecto al mayor riesgo de que las personas con VIH —que viven más tiempo gracias al tratamiento antirretroviral— acaben desarrollando, a lo largo de su vida, algunos cánceres no relacionados de forma directa, hasta ahora, con el sida; es decir, que no figuran en la lista de enfermedades definitorias de este síndrome.

Además del sarcoma de Kaposi —incluido en esta lista desde el principio de la epidemia—, el cáncer de ano, de boca y garganta, de pulmón o el linfoma de Hodgkin se suman a la lista de enfermedades posiblemente relacionadas con la inmunosupresión asociada a la infección por VIH (abstracts 27, 28 y 30).

Sobre la base de todos estos resultados, los enfoques terapéuticos para prevenir éstas y otras enfermedades no asociadas a sida precisarán tomar en consideración la necesidad del inicio temprano del tratamiento para controlar la viremia y la inflamación producidas por la infección, la selección de antirretrovirales que no aumenten los riesgos de desarrollar dichas enfermedades y, probablemente, el uso de medicamentos adicionales para tratar la inflamación subyacente que persiste a pesar del uso eficaz de la terapia anti-VIH.

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

Anónimo (no verificado)

A un amigo mío le diagnosticaron que padece croi y desea saber qué es exactamente y cuál es el mejor tratamiento.- gracias

responder 23 Noviembre, 2014 – 7:02pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta






Suscripción a los servicios informativos de gTt

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30