gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 45, primavera 2010
  2. Cuidarse

Aceptar la enfermedad

Recibir un diagnóstico positivo al VIH puede ser una de las peores noticias con las que pueda encontrarse una persona.

 “Tú no eres accidental: la existencia te necesita. Sin ti, faltará algo en la existencia que nadie puede reemplazar”.

Osho Rajneesh (1931-1990), filósofo y místico hinduista

Imagen: Aceptar la enfermedad
Puedes sentir que todo tu mundo se viene abajo y tu vida deja de tener sentido. Es posible que, al principio, niegues el diagnóstico; quizá te llenes de ira, te puedas deprimir, e incluso pienses que se han confundido e intentes negociar para, al final, darte cuenta de que la única salida para volver a retomar tu mundo, tu vida y tu felicidad es la aceptación total de la enfermedad.

A menudo confundimos la aceptación con la resignación, aunque signifiquen cosas bien distintas. Cuando uno se resigna ante un diagnóstico positivo, le está dando un enfoque negativo al problema que le llevará a tomar, tal vez, decisiones erróneas que trabajarán en contra de su salud física, mental y emocional. Resignarse es, en cierta medida, tirar la toalla, aceptar la derrota, dejarse afligir por la sumisión, en definitiva, claudicar y sentirse incapaz de hacer nada para superarlo.

La aceptación, sin embargo, te ayuda a recibir de un modo positivo aquello que viene, lo quieras o no, a tu vida. Aceptar es sentirse responsable de uno mismo, abrir el baúl de los recursos propios y ajenos, y encontrar las herramientas para vencer la batalla. Aceptar es liberarse de la cargas, abrirse a la transformación y empezar un camino nuevo hacia la felicidad. Esto no significa que uno se ponga feliz ante la noticia de que a partir de ese momento vivirá con el VIH, sino que la realidad no se puede cambiar, que no sirve de nada buscar culpables, que si te deprimes, deprimirás aún más tu sistema inmunitario y no sentirás el ánimo de afrontar la situación y buscar soluciones tanto médicas como psicológicas que te devuelvan el bienestar.

Para practicar la aceptación, hay que dar un paso previo que es la autoaceptación, amarse de manera incondicional a uno mismo tal y como se es. Esto engloba nuestro cuerpo, tanto en la salud como en la enfermedad, nuestra personalidad, nuestras tendencias sexuales y nuestros gustos.

De la negación a la aceptación

Imagen: Destacado de texto
La doctora Elisabeth Kubler-Ross, quien dedicó su vida a cuidar a enfermos terminales y ayudar a los moribundos en el proceso de la muerte, identificó cinco etapas del duelo, que también se pueden aplicar para la aceptación de una enfermedad crónica.

1. Negación: Niegas la enfermedad y no tomas las medidas médicas necesarias para mejorar tu condición.

2. Ira: Estás enfadado con el mundo. Piensas, ¿por qué me ha sucedido a mí?

3. Depresión: Eres consciente de lo que sucede. Ya no sientes ilusión por nada y sólo te apetece llorar. Puedes tener sentimientos autodestructivos.

4. Negociación: Intentas pactar con la enfermedad, pero te das cuenta de que no es posible, no estás en condiciones de negociar.

5. Aceptación: Finalmente, aceptas la enfermedad como una realidad que hay que vivir. Comienzas a tomar una parte activa y comprometida con la nueva condición. La enfermedad se puede vivenciar como una oportunidad para la transformación.

Manos a la obra


Tanto si has sido recién diagnosticado como si llevas años viviendo con el VIH, aceptar tu situación puede ser muy valioso. Piensa que el VIH es una enfermedad crónica y tienes a tu alcance todas las medidas para mantener tu salud. Si vives en el amor hacia ti, atraerás a tu vida personas, circunstancias y recursos que te apoyarán en cada paso que des. También es posible que algunas personas se queden en el camino, que tus antiguos recursos se queden obsoletos y que entren nuevas situaciones en tu vida; dales la bienvenida. En esta etapa, es muy recomendable que estés abierto al cambio.

Hacer una lista de tus recursos, puede ser un buen comienzo:

  • Ejemplo de recursos internos: Experiencia, alegría, inteligencia, creatividad, gran capacidad de recuperación física, fortaleza interna, madurez…
  • Ejemplo de recursos externos: Familia, amigos, pareja, atención sanitaria, medicación antirretroviral, trabajo, dinero, hogar…

También te puede ayudar hacer un ejercicio de autoconocimiento. Respóndete con sinceridad: ¿Quién eres? ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades? ¿Qué es lo que te gusta? ¿Qué es lo que no te gusta? ¿Qué es lo que quieres en tu vida? ¿Qué es lo que no quieres en tu vida?

Pasos para llegar a la autoaceptación


Para llegar a la autoaceptación, hay que recorrer un camino. Si lo sigues con firmeza, llegarás al amor incondicional, y éste te conducirá a la aceptación de ti mismo y la enfermedad. Estos pasos te pueden ayudar en tu camino:

1. Canaliza la ira: Puede ser que estés enfadado y sientas rabia en tu interior. El odio te destruye por dentro y por fuera y amarga el carácter. Un buen modo de canalizar la ira es coger un cojín y golpearlo sin hacerte daño. Deja que salga tu rabia, verbalízala si es necesario y, poco a poco, abandona el resentimiento.

2. Aprende a perdonar: Perdonar es sanador; no sólo perdonas a otros, sino que también te perdonas a ti mismo y te permites liberarte del pasado. Perdonar es dejar de emitir juicios negativos hacia ti y otras personas. Las que te hicieron daño actuaron de la única forma que sabían.

3. Despídete del pasado: No importa por cuanto tiempo has mantenido una creencia negativa; aquí y ahora puedes cambiar tu vida.

4. Practica afirmaciones positivas: Tales como, “me apruebo a mí mismo”, “soy importante y soy amado por la vida misma”.

5. Da las gracias: Todas las mañanas, al levantarte, practica la gratitud y alégrate por todo lo que tienes en tu vida. Visualiza a tus seres queridos, tu hogar, tu trabajo, tu cuerpo, todo aquello que te hace sentir bien y feliz; sentirás como tu corazón se llena de alegría.

6. Ve al encuentro de tu niño/a interior: Cierra los ojos, relájate, entra en tu pecho y llama a tu niño/a interior. Dile que le quieres mucho, que eres su amigo incondicional y abrázate a la altura del pecho con ternura y amor. Deja que surja un sentimiento, siéntete como el niño y como el adulto, siente la espontaneidad y la inocencia fusionarse con la madurez y la sabiduría.

7. Ámate y ama a los/las demás: El amor sana. Para abrirte al amor, tendrás que deshacerte de tu armadura, dejar de estar a la defensiva, volverte vulnerable, arriesgarte, abandonar tu mente racional y bajar al corazón. Cuando empieces a sentir más que a pensar, habrás perdido el miedo al rechazo. Ese miedo te mantenía alejado/a del amor; ahora ya le has abierto al amor incondicional las puertas de tu corazón. Cuanto más te quieras y cuides de ti mismo/a, más podrás amar y cuidar a los/las demás y más te amarán y cuidarán de ti las y los demás.

8. Escucha tu voz interior: Si buscas el silencio en tu interior, escucharás la voz de tu conciencia, que te susurra qué es lo mejor para ti. Tú y sólo tú eres el que debe tomar las decisiones que afecten a tu vida. Escucha a los/las demás, pero decide siempre desde tu interior. Concéntrate en tu respiración durante 5 minutos; así, calmarás tu mente y te será más fácil escucharte.

9. Elógiate: Reconoce cada día todo aquello que haces bien.

10. Practica la autoaceptación: Eres un ser maravilloso tal y como eres. Recuerda que puedes decir “no” a las demandas ajenas y no necesitas complacer a todos para que te acepten. Mírate diariamente al espejo y di: me quiero.

Si quieres saber más:

Libros
  • Hay L. Usted puede sanar su vida. Urano Ediciones
  • Tolle E. El poder del ahora. GAIA Ediciones
  • Bucay J. El camino de la autodependencia. Grijalbo

Fuentes
  • Johnson P. Cómo aceptar y afrontar una enfermedad crónica. Web Mente Sana, Cuerpo Sano
  • Bucay J. El camino de la autodependencia. Grijalbo

Imagen: Blog de Raquel Lavado

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

Anónimo (no verificado)

Acabo de saber que tengo VIH. Ya hacía tiempo que eso me preocupaba, pero apenas me armé de valor para hacerme los análisis, tengo esposa y una hija, no les he dicho nada y no sé cómo decirles, tengo miedo por mi esposa porque también ella debe de tener la enfermedad y tengo miedo de su reacción. Sé que yo hice mal las cosas alguna vez, y ellas son mi única razón de seguir adelante, no sé qué hacer...

responder 17 Septiembre, 2019 – 12:19pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Hola, estoy pasando por el trago más amargo de mi vida, tengo 55 años y tengo 5 hijos y 4 nietos y tengo 35 años casada con el mismo hombre y es el padre de todos mis hijos, hace cerca de 2 meses venía padeciendo catarros, gripe y anginas y como tomaba antibiótico se me curaba y luego empecé con mucha tos y así sucedió que hace 1 semana que me mandó la doctora una analítica total y ahí en los resultados salió el VIH y lo más triste para mí es que a mi marido no le he dicho nada todavía. Ayúdenme por favor con un consejo cómo se lo digo, resulta que hace tres años que estoy unos meses con una hija en Cádiz, y mi marido en Madrid.

responder 3 Marzo, 2019 – 11:11pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





¿Se puede tratar la lipodistrofia en la cara? ¿Lo cubre la Seguridad Social?

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30