gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 42, primavera 2009
  2. Opinión

De testimonio en testimonio

opina

Queridos lectores,

Os voy a hablar de lo que esta revista ha hecho por mí: me ha ayudado a conocer cómo es mi enfermedad —el VIH— y la medicación que hay para tratarla.

Me llamo Jonathan, tengo 29 años, y llevo viviendo con VIH desde hace 4 años. Me infecté por desgracia, al compartir una jeringuilla con otra persona. Estaba preso y se me vino el mundo encima; por eso y por saber también los años de condena que me pedían. Perdí a mi pareja, mi familia me rechazó, todo por culpa de la heroína.

Conocí a un compañero en la prisión de Teixeiro (A Coruña); él fue quien me enseñó esta revista. Cuando empecé a leerla, vi que había mucha gente infectada como yo y que podía convivir con el virus. Me pareció heroico por su parte, me animó a no tirar la toalla y a cambiar mi vida radicalmente.
Comencé a tomar metadona para desengancharme; fue la mejor decisión para empezar a llevar una vida sana. Al cabo de un año y medio, la dejé. Lo que no dejé nunca fue de leer LO+POSITIVO y a toda esa gente que cuenta su testimonio, cosa que me ayudó a saber que muchas personas rehacían su vida, y a luchar por conseguirlo yo también.

Hoy por hoy, no consumo nada y llevo más de un año y medio sin hacerlo. Os podéis imaginar lo que esto significa para mí. He recuperado a mi familia, lo que me ha motivado mucho. Ahora, sólo me quedan 22 meses de prisión, y por una vez, empiezo a sentirme libre. Quiero dar las gracias a los lectores y lectoras y demás gente que leen y escriben sus experiencias: ayudan a muchas personas. También a todo el equipo que hace posible la edición y a su sección de contactos, ya que, gracias a ella, conocí a Andrea, una mujer estupenda que me escribe y me ha recordado, que incluso con mi enfermedad, uno se puede volver a enamorar. Pensaba que sería imposible encontrar a una mujer que me quisiera como soy. No le importó que estuviera preso, que anteriormente fuera heroinómano; lo que sí le importa es que nunca mire atrás y no recaiga. Me da muchos ánimos para no tirar la toalla y luchar día a día por mí y por lo que quiero.

Es mi primera condena y la última; lucharé por que mis palabras se cumplan.
Ahora, mi familia, Andrea y yo mismo somos los pilares de mi vida para retomar la felicidad, y no volver a mi atormentado pasado. Hoy día me cuido mucho, hago deporte, como bien, leo y me relaciono mucho mejor con el resto de las personas.

Gracias a todas y a todos por ayudarme y espero que este artículo pueda también llegar a otras personas para que salgan de su oscuridad.

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

No hay comentarios aún ¡Sé el primero en dejar uno!

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Ver también...

Otros artículos y noticias recientes sobre Testimonios

VIH, embarazo y salud materna. Guía básica para mujeres que viven con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30