gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 42, primavera 2009
  2. En Persona

Constitución y VIH/sida

Constituye discriminación todo trato desigual injustificado, que ocasiona o puede ocasionar algún perjuicio a quien lo padece.

En nuestra organización jurídica, los actos discriminatorios atentan contra uno de los principios básicos que la inspiran: el principio de igualdad. La igualdad, junto con la libertad, la justicia y el pluralismo, aparecen como “valores superiores de nuestro ordenamiento jurídico” en el artículo 1 de la Constitución Española. Esto, técnicamente, significa que la igualdad es un principio general del derecho, y, por tanto, que debe inspirar nuestras leyes, tanto en el momento de su elaboración como en el de su interpretación y aplicación al caso concreto.

Imagen: Constitucion y VIHLa igualdad se encuentra también en la base del fundamental artículo 10.1 de la Constitución, que establece la dignidad humana de toda persona por su pertenencia a la especie humana, y sólo por esa condición le atribuye una serie de derechos inherentes e inviolables (los derechos fundamentales) y le reconoce “el libre desarrollo de su personalidad”. Es decir, nos reconoce a todos y todas, a cada uno de nosotros, como sujetos morales autónomos, que somos capaces de elaborar nuestro propio proyecto de vida (art. 10.1 CE).
Nuestra Constitución recoge, asimismo, el principio de igualdad ante la ley o de igualdad formal, expresión de una sociedad basada en el respeto a la persona y no en los privilegios (art. 14 CE).

Además, no se queda en la mera retórica y va más allá. Así, en el artículo 9, impone deberes positivos a los poderes públicos cuando establece: “(…) los poderes públicos removerán los obstáculos que impidan que la libertad y la igualdad sean reales y efectivas”.

Y junto a todo ello, se afirma el carácter de norma jurídica que tiene la Constitución. De norma de obligado cumplimiento, como se sigue del artículo 9.1 de la misma, que establece: “Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución española y al resto del ordenamiento jurídico”. Y, por su parte, la Disposición derogatoria tercera de la misma señala que: “Asimismo, quedan derogadas cuantas disposiciones se opongan a lo establecido en esta Constitución”.

Derivados de estos principios, se han ido dictando una serie de normas de carácter orgánico y ordinario en diversos sectores de nuestro ordenamiento, que han ido aplicando el principio de igualdad y no discriminación, y que repercuten en beneficio de las personas con VIH/sida, reformando nuestra legislación civil, penal, laboral y sanitaria, e introduciendo en sus textos legales dichos principios.

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

No hay comentarios aún ¡Sé el primero en dejar uno!

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Ver también...

Otros artículos y noticias recientes sobre Derechos Humanos, Sociedad y VIH

Tú, gTt y facebook

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30