gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 40, verano 2008
  2. Opinión

Acceso universal: ¿en 2010?

acceso

Si la imagen que uno se forma del mundo dependiese, en exclusiva, de las declaraciones políticas de los líderes internacionales, se llevaría una impresión muy alejada de la realidad. Por desgracia, el ámbito de la lucha contra el VIH/sida constituye un buen ejemplo de cómo el discurso y la praxis política discurren por derroteros diferentes. Sólo así se puede explicar el sistemático incumplimiento por parte de la comunidad internacional de los numerosos compromisos adquiridos para poner fin a una pandemia que, en menos de tres décadas, se ha llevado a más de 25 millones de personas y ha dejado huérfanos a más de 15 millones de niños.

Compromisos


En 2000, todos los países miembros de la ONU subscribieron los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), ocho objetivos en materia de desarrollo que debían alcanzarse para el año 2015. El hecho de que la lucha frente al sida figure entre los mismos no sólo supone reconocer la devastadora sangría de vidas humanas que está causando la enfermedad, sino que también significa asumir que, al ritmo actual, la epidemia representa un lastre insalvable para el desarrollo de muchas de las naciones más pobres.

A la estela de los ODM, Naciones Unidas ha aprobado varias resoluciones específicas sobre el sida, como la Declaración de Compromiso en la Lucha contra el VIH/sida (2001) y la Declaración Política sobre VIH/sida (2006), en las que escasean las medidas concretas y abundan las grandes promesas en lo referente al acceso a la atención médica y a los fármacos antirretrovirales. Quizá, entre todas ellas, destaca la de lograr, para 2010, el acceso universal a la prevención, el tratamiento y los cuidados.

Mucho más concreta, en cambio, era la iniciativa “3 por 5”, lanzada en 2003 por el Programa Conjunto de Nacio­nes Unidas sobre VIH/sida (ONUSIDA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). El objetivo: ofrecer terapia antirretroviral (TARV) a tres millones de personas con VIH en países de ingresos bajos y medios para finales de 2005. El resultado: objetivo cumplido.... pero en 2007, es decir, con dos años de retraso.
Imagen: Acceso Universal en 2010

¿En qué punto estamos?


Según datos del informe que el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, presentó ante la Asamblea General de la ONU en una Reunión de Alto Nivel sobre el Sida, celebrada el pasado mes de junio en Nueva York, unos 33,2 millones de personas vivían con VIH en diciembre de 2007, año en el que el acceso a la TARV creció en un 42%.

En la última década, se ha reducido tanto la tasa anual de nuevas infecciones (de 3,2 millones en 1998 se ha pasado a 2,5 en 2007) como la cantidad anual de muertes por sida (de 3,9 millones en 2001 a 2,1 en 2007), la mayor parte de ellas en el África subsahariana. Por otra parte, la cobertura de la terpia antirretroviral llegó casi al 30% de las personas que la necesitaban.
En parte, estos avances se deben a la reducción de los precios de los medicamentos en los países con menos recursos, algo impensable sin la presión de la sociedad civil y de los activistas del VIH. Sin embargo, lo conseguido es claramente insuficiente, pues el ritmo anual de nuevas infecciones supera con creces la expansión del acceso a los servicios esenciales y a la medicación antirretroviral (mientras que un millón de personas comenzaba la TARV en 2007, ese mismo año se produjeron 2,5 millones de nuevas infecciones).

De lo anterior se puede inferir que, para 2010, no se habrá cumplido el compromiso de acceso universal al tratamiento, fundamentalmente porque los países más poderosos han escatimado los medios necesarios para lograrlo.

¿Qué se debería hacer?


La pandemia de VIH/sida no es un fenómeno natural ante el que sólo quepa resignarse. Si los países ricos y la comunidad internacional en su conjunto se lo proponen, sería posible minimizar su impacto. Para ello, no hacen falta más promesas, ni siquiera iniciativas novedosas: bastaría con que se llevasen a cabo las medidas acordadas por Naciones Unidas y otros organismos internacionales, que pasan por aumentar y optimizar los recursos que se dedican a prevención, tratamiento e investigación en el marco de una auténtica política integral de salud y de cooperación al desarrollo. Todo ello, sin olvidar que los derechos derivados de la propiedad intelectual no deben prevalecer sobre el derecho a la vida.

Referencias:
  1. ONU. Declaración Política sobre el VIH/sida, 2006. http://daccessdds.un.org/doc/UNDOC/GEN/N05/503/35/PDF/N0550335.pdf?OpenElement
  2. ONUSIDA. Reunión de Alto Nivel sobre Sida 2008. Comunicado de prensa, 9 de junio de 2008. http://data.unaids.org/pub/PressRelease/2008/20080609_hlm_pr_es.pdf
  3. Green Facts. Consenso Científico sobre el sida: Situación y desafíos de la epidemia. www.greenfacts.org/es/sida/index.htm#il1

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

No hay comentarios aún ¡Sé el primero en dejar uno!

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





¿Qué debo saber sobre las nuevas opciones de tratamiento contra la hepatitis C?

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!