gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 38, otoño 2007
  2. Al Detalle

Una nueva imagen para el VIH/SIDA

al detalle

Vulnerables, padecen, sufren, víctimas, combaten, luchan, mueren. No se trata de la tan manida guerra de Irak, sino que son algunos de los adjetivos, verbos y sustantivos leídos constantemente en la prensa española para referirse a l@s afectad@s por el VIH o el SIDA. Éste es un lenguaje de origen bélico –tal y como la señalaría Susan Sontag en su libro La enfermedad y sus metáforas– con el que generalmente se tiende a identificar y relacionar la superación –o no– de alguna dolencia, y cuyas palabras han sido analizadas por el Observatorio de Derechos Humanos y VIH/SIDA en su más reciente proyecto.

El resultado se titula El tratamiento del VIH/SIDA en los medios de comunicación escritos españoles: ABC, El Mundo, El País, El Periódico, La Vanguardia (Octubre 2005-Marzo 2006) y surge ante la necesidad de mejorar la calidad y la presencia de información relacionada con esta enfermedad en la prensa. El Observatorio de Derechos Humanos decidió estudiar los términos presentes en los diferentes artículos que generan una imagen estereotipada y que incide en el estigma de las personas con VIH por la connotación negativa que pueda transmitir, como es el caso de usar la referencia de enfermedad “infecto-contagiosa” en lugar de “infecto-transmisible”, o el uso de los “grupos de riesgo” para hablar en realidad de las “conductas” o “comportamientos” de riesgo.

¿Hasta qué punto los discursos y el lenguaje estigmatizan a las personas con VIH? ¿Es un uso intencionado el de las palabras para contribuir a formar una imagen errónea del VIH? ¿Son l@s periodistas los únicos que emplean incorrectamente estas metáforas? ¿A qué se debe este error? L@s investigadores creen que estas preguntas responden, en muchas ocasiones, a un uso simplificador, que ha terminado por generalizarse, sin deparar en las connotaciones negativas que subyacen en el uso incorrecto de la palabra.
Si de una manera sistemática y reiterativa se establece una relación que equipara al VIH con un grupo de riesgo, el resultado es que después de un tiempo acabe –y, de hecho, ha acabado- entendiéndose así. Y por lo tanto, aquellas personas que no se identifiquen con alguna de esas categorías harán caso omiso del mensaje, por ejemplo, de prevención. Si esta relación se establece con colectivos que fueron presentados como grupos de riesgo (homosexuales, promiscu@s, usuari@s de drogas), difícilmente se acabará con este error estigmatizante. Lo suyo sería, pues, escribir sobre los comportamientos y no de los grupos, puesto que al fin y al cabo, aquellas personas que no se sientan identificadas con grupos no acabarán recibiendo y aceptando como suyo el mensaje.

Fases del estudio


Este proyecto se ha desarrollado en varias fases. La primera consistió en la recopilación de noticias relacionadas con esta materia durante seis meses (de octubre de 2005 hasta marzo de 2006), publicadas en las diferentes páginas web de once medios de comunicación españoles.

En la segunda fase del proyecto, el Observatorio de Derechos Humanos y VIH/SIDA de Red2002 pidió al Observatorio de Medios de Comunicación y Salud de la Universidad Autónoma de Barcelona que realizara un cribado de las noticias y su respectiva interpretación, a través del análisis de los datos. Por cuestiones metodológicas y por una razón que consideraron de peso –«los medios de comunicación escritos son los que por naturaleza definen las agendas de debate público»–, se llegó a la decisión de que la interpretación de datos se hiciera a partir de cinco medios escritos: El País, El Mundo, ABC, La Vanguardia y El Periódico.

«La representación del VIH/SIDA, entendiendo la representación en términos de Stuart Hall como la producción en nuestra mente del pensamiento y de los conceptos a través del lenguaje, se produce desde el discurso, en nuestro caso desde el discurso producido por los medios de comunicación», afirma el estudio.

Sobre las principales conclusiones del proyecto, cabe destacar que, si bien cada vez hay más noticias periodísticas dedicadas a la salud, en números relativos, las dedicadas al VIH/SIDA han ido descendiendo. Este fenómeno se da en paralelo a la idea de la «cronificación» de la enfermedad. No obstante, consideran muy relevante el aumento del flujo informativo en torno al día 1 de diciembre, «el acontecimiento crea agenda, pero pasado el día 1, disminuyen drásticamente las noticias dedicadas al VIH/SIDA».

Respecto al origen de la información, el documento matiza que hay una importante presencia de fuentes institucionales muy por encima del testimonio de l@s propios afectados por el VIH y cuando éstos aparecen «suelen incluirse en noticias interpretativas en exceso melodramáticas». Estos datos quedarían representados de la siguiente forma: en una de cada cuatro piezas informativas aparecen las ONG, testimonios o protagonistas, quienes hablan en nombre de l@s infectad@s, no tanto por delegación de ell@s, sino más bien por las rutinas de producción de los medios y de las propias ONG. «La presencia de las ONG es más fuerte cuando ésta cuenta con un gabinete de comunicación y/o son una referencia para el periodista», puntualizan.

El análisis de las piezas muestra que la especialización en periodismo de salud es escasa, aunque El Mundo sobresale por lo contrario. Ante esta poca preparación, la presencia de un material más elaborado y con menos errores es reducida, lo que trae como consecuencia el uso equivocado de términos de forma recurrente, como por ejemplo, la presencia de la figura SIDA en lugar de VIH y viceversa: «En algo más de un tercio de las piezas aparece este error que provoca confusión y aumenta el dramatismo de las informaciones». Esta alusión suele ser «aprovechada para atraer la atención del lector y puede ser estigmatizadora».

Esto último aparece de forma recurrente en los titulares. Además, son numerosos aquellos en los que no hay correspondencia entre lo que en ellos se dice y lo que se desarrolla en el cuerpo de la noticia, en las que lo que prevalece, según este informe, es llamar la atención por encima de la exactitud. Lo que ocurre con los titulares es «paradigmático», ya que con ellos se «reclama la atención del lector, y son muchos los casos en los que en el cuerpo de la noticia no va a aparecer ni una sola vez el término SIDA, y sólo se hablará de VIH».

Siguientes pasos


Un dato importante que proporcionan los investigadores es que hay que prestar atención al uso de la subjetividad lingüística, pero sin olvidar que la estigmatización puede encontrarse en otro sitio. Un correcto uso del lenguaje no presupone que el estigma no exista ya que, según ellos, esta práctica podría estar incorporada «en las rutinas productivas periodísticas», y ser también el resultado «de la manera en que se elabora la agenda».
Cabe mencionar que a la hora de seleccionar las piezas informativas para la interpretación de los datos, los investigadores emplearon los buscadores de los respectivos diarios. Con el uso de los buscadores pretendían asegurarse de que tendrían en cuenta «todas las informaciones relevantes sobre el objeto de estudio».

Esto les permitiría tomar en consideración piezas de las distintas ediciones de los periódicos, lo cual a juicio de ellos fue «un acierto», pues encontraron textos de gran interés para este estudio que fueron publicados en alguna edición, pero no incluidos como información que se recogía en todas las demás ediciones.

Después de diversas pruebas decidieron que lo más conveniente era buscar, por separado, a partir de tres variables: «sida, vih y sida-vih».
A modo de recomendación, este estudio sugiere que se desarrollen nuevas investigaciones que incidan en las clasificaciones y relaciones que establecen los documentalistas de los diarios, en definitiva, sobre la producción de las categorías relacionadas con el VIH/SIDA, y, así, evitar que «la estigmatización no esté ni en lo que se dice ni en cómo se encuentra e interrelaciona la información». Es decir, habría que tomar en cuenta los criterios semánticos que usan los documentalistas de los distintos diarios para acceder a un tema mediante buscador. «Aquí nos encontramos con criterios documentales distintos según los diarios. Hay buscadores que indican ‘relevancias’ y otros que no, y entre los que indican relevancias no hay un criterio estándar», puntualizan.

Si quieres saber más sobre el observatorio, las conclusiones de sus talleres, así como descargarte el informe, puedes hacerlo visitando su página Web: www.observatorio.red2002.org.es/

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

No hay comentarios aún ¡Sé el primero en dejar uno!

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Opciones de tratamiento de la dependencia de opiáceos para personas que viven con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30