gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 38, otoño 2007
  2. Editoriales

El culpable de todo esto

Un diagnostico de VIH marca la vida de las personas. Parece, o es, un Perogrullo, que a fuerza de reiterarse aquí y allá pierde capacidad semántica, de significar algo: se convierte en una frase hecha, un lugar común. A estas palabras sin embargo conviene volver y detenerse para leerlas y pensarlas con atención. Si lo hacemos, podremos caer en la cuenta de hasta qué punto el sentimiento de que algo nos ha sucedido que nos quita el control sobre nuestra vida y de que nos asigna a un grupo inexorablemente puede ser fuente de dolor y rabia: “Esto que me pasa no debería estar ocurriendo, no es justo, y alguien tendría que responder por ello”.

Por eso tendemos a buscar un culpable: la pareja por engañarnos o callar, nosotr@s mism@s por imprudentes o inconscientes, nuestra familia, nuestros padres, por fallarnos y no proporcionarnos fuerza, conocimientos o advertencias. Un culpable sobre quien descargar nuestra ira, nuestra frustración, nuestra desolación.

No sólo lo llevamos a cabo en nuestro fuero interno o en conversaciones íntimas. Internet está multiplicando las voces de quienes creen que vivir con VIH es una injusticia y buscan agredir a otr@s, cuando no a sí mism@s, como respuesta, afirmando además que esa agresividad tiene fundamento: está legitimada. De ahí a saltar hasta el castigo social por medio del derecho no hay más que un paso: la misma cólera que en ocasiones nos lleva a insultar a nuestra ex pareja o a hundirnos en la depresión es la que, codificada, nos llega por medio de la ley penal.

¿De qué sirve la criminalización de la transmisión no intencional del VIH que tantos adept@s está ganando? Y sobre todo, ¿a quién le sirve? ¿Sirve a la persona diagnosticada, que tendrá que afrontar igualmente vivir con VIH y los sentimientos que le genera, con especial dificultad los negativos? ¿Sirve a la prevención y la integración, cuando en realidad la criminalización convierte en (más) clandestinos los usos reales de la sexualidad, incrementa la incomunicación y nos aleja un@s de otr@s? ¿Sirve a la sociedad, que pueda creer que la amenaza de prisión la protege de un virus cuya presencia generalizada prefiere soslayar?

La búsqueda de un/a culpable, la criminalización de la transmisión del VIH significa el deseo de seleccionar un chivo expiatorio. De esta manera evitamos ver dentro de nosotr@s mism@s qué nos ha llevado hasta el lugar y el tiempo en el que vivimos el sexo, el riesgo, la transmisión del VIH y el diagnóstico. De esta manera evitamos como comunidad afrontar la responsabilidad colectiva sobre los modelos de relación instaurados, la desigualdad palpable entre individuos y la violencia estructural que nos infringimos. Utilizamos la diatriba verbal o el código penal para castigar al culpable de todo esto, cuando de lo que se trata es reflexionar sobre las circunstancias y decisiones que han condicionado que una transmisión del VIH, cada una de ellas, haya tenido lugar, y transformar y cooperar para que dejen de tenerlo.

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

No hay comentarios aún ¡Sé el primero en dejar uno!

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Ver también...

Otros artículos y noticias recientes sobre Sociedad y VIH

VIH, embarazo y salud materna. Guía básica para mujeres que viven con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30