gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 27, invierno 2003-2004
  2. En Persona

la epidemia invisible

en persona



La infección por el virus de la inmunodeficiencia humana es como una corredora de élite: con el tiempo pasa de velocista a dedicarse a las distancias más largas. Los antivirales son su mejor entrenamiento: le quitan explosividad, pero le dan resistencia, y nunca mejor dicho. Pero esta conversión del VIH ha dejado en evidencia a otros competidores, otros microorganismos infecciosos que actúan también a largo plazo, como el virus de la hepatitis C (VHC), una infección que a ese largo plazo (más de 15 años) puede ocasionar cirrosis y cáncer de hígado. 

Hasta la aparición de los cócteles de antirretrovirales, el VHC jugaba en otra liga. Sus efectos tardaban demasiado en aparecer como para preocupar a las personas que vivían con VIH/SIDA. Ahora, cuando los tratamientos han conseguido retrasar el efecto del VIH, la hepatitis C ha encontrado su hueco. 

La diferencia entre la hepatitis C y otras infecciones que pueden padecer las personas con VIH es que no se trata de una enfermedad oportunista. No es exclusiva de personas con defensas bajas, como el sarcoma de Kaposi o el citomegalovirus, por ejemplo. Del mismo modo, cuando el sistema inmunológico mejora y aumenta el recuento de linfocitos CD4, no se frena. La causa de la coinfección (se calcula que más de un 60% de las personas infectadas por el VIH también tienen el VHC) es que comparten la vía de transmisión: la sangre. Por eso algunos estudios calculan que la coinfección (tener los dos virus a la vez) llega al 90% en el caso de usuarios de drogas por vía parenteral que hayan compartido jeringuillas. 

No está claro si esta coexistencia es neutral. Algunos estudios apuntan a que la infección por VIH empeora la evolución de la hepatitis C. Ello puede deberse a que el ataque combinado de los dos virus debilite el sistema inmunológico, o, simplemente, al efecto tóxico sobre el hígado de los antivirales. Sin embargo otr@s científic@s no han podido demostrar una relación entre las dos infecciones. 

De momento, el VHC no tiene una vacuna. Como el VIH, se combate con combinaciones de fármacos (en este caso, la más frecuente es la de ribavirina e interferón pegilado). Pero el tratamiento no funciona en uno de cada tres casos. Tampoco parece que la coinfección con el VIH afecte a este resultado. 

Entre tantas incógnitas hay una certeza: l@s médic@s de los servicios de Enfermedades Infecciosas de los hospitales coinciden en que los problemas hepáticos son ya la primera causa de muerte entre personas con VIH. Pero no hay cifras que demuestren esta afirmación. El Plan Nacional sobre el SIDA sólo recoge los fallecimientos que los certificados médicos atribuyen al SIDA. Si una persona con VIH fallece de una cirrosis, por ejemplo, no entra en esta cuenta. 

Por una vez, sin embargo, las personas que saben que viven con VIH tienen una ventaja: lo habitual es que también conozcan el estado de su hígado. Son una excepción. Se calcula que de las 800.000 personas infectadas por el VHC, dos terceras partes no lo saben. Para comparar, la cifra de personas con VIH/SIDA se calcula que ronda las 150.000, de las que una tercera parte lo ignora. También en esto coinciden el VIH y el VHC: la invisibilidad es su mayor peligro. 

   

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

No hay comentarios aún ¡Sé el primero en dejar uno!

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Opciones de tratamiento de la dependencia de opiáceos para personas que viven con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30