gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 26, otoño 2003
  2. En Persona

YO soy católico

en persona

 

ALEX tiene cuarenta y dos años y lleva trece sabiendo que vive con el VIH. Es ingeniero industrial de formación, pero dejó de trabajar en este campo para dedicarse a colaborar con la Asociación UNESCO para el Diálogo Interreligioso. Sin poder explicarse por qué, desde muy joven se sintió muy atraído por el cristianismo católico. Con el tiempo, en los momentos de su vida cuando más apoyo requería, la Iglesia Católica ha sabido tenderle la mano que necesitaba para salir de la duda y de la soledad. 

L+P: ¿Desde cuando sabes que vives con VIH? 

Álex: Desde el año 89, tenía veintinueve años. 

L+P: ¿Qué implicaciones personales ha tenido para ti vivir con el VIH? 

Álex: En el 89, yo tenía mi vida bastante estructurada. Trabajaba en el mundo de la ingeniería industrial. Provengo de una familia normal, de la burguesía media de Barcelona. Se me había educado para vivir con las motivaciones de la sociedad actual, que significa que para tener éxito hay que tener un buen trabajo, ganar dinero; se da más importancia al tener que al ser. Cuando me enteré de que era VIH+, estaba trabajando en una empresa como director en un departamento de exportación. Tenía un futuro "brillante" en el mundo laboral y se me fue todo al traste. Mis valores cambiaron. No sé por qué pero desde siempre había tenido en el interior de mi corazón una inclinación hacia la espiritualidad. Me acuerdo de que cuando iba a la universidad y alguna vez hacía campana, me escapaba al monasterio de Montserrat para escuchar vísperas. No conocía a ningún monje en Montserrat ni tenía relación especial alguna con nadie. Me sentaba allí en las últimas filas y escuchaba el rezo de la comunidad de los monjes benedictinos. 

L+P: ¿Y ahora cómo te defines espiritualmente? 

Álex: Yo me defino cristiano y ahora reivindico también la palabra católico porque creo en la figura de Cristo, pero no quiero que la palabra católico se asocie sólo con ciertos grupos; los grupos más conservadores que existen en la Iglesia Católica. Hay muchos movimientos dentro de la Iglesia Católica que son progresistas y que no comparten el punto de vista de algunos sectores de la Jerarquía de la Iglesia . No quiero dejar que la palabra "católico" sólo se use para grupos como el Opus Dei. Católicos somos la Asociación Cristiana para Gays y Lesbianas de la cual formo parte, católicos somos el Col•lectiu de dones per l’ Església, católicos somos la gente de Cristianisme i Justícia. ¡Yo soy católico! 

L+P: ¿Espiritualmente, para ti, ha habido un antes y un después del diagnóstico? 

Álex: Sí. Yo siempre tuve esa base espiritual, no te podría decir por qué. Cuando me enteré de que era VIH+, la primera persona a quien se lo dije fue un monje de Montserrat. Quiero comentar que años atrás, cuando descubrí mi sexualidad y mi manera particular de querer, viví un conjunto de experiencias que tuve que ir superando. Y siempre me acordaré, entonces tenía unos veinte años, que un día, cuando fui a escuchar vísperas, me armé de valor y entré en un confesionario. En ese confesionario había un monje que para mí ha sido como la mano de Dios que me ha ayudado en toda mi vida. Una de la cosas que me dijo y que me ha dado mucha fuerza es que "Dios me quiere tal como soy". A partir de allí, él me fue ayudando en mi vida espiritual, y cuando me enteré de que era VIH+ la persona a la que acudí fue a él. 

L+P: ¿Se puede vivir siendo gay, seropositivo y católico? 

Álex: Para mí sí, evidentemente. 

L+P: ¿Has dudado alguna vez de tus creencias? 

Álex: No, nunca. De hecho, yo reconozco que los gays católicos lo tenemos difícil. Lo tenemos difícil en el mundo homosexual, porque cuando dices que eres católico, cristiano, no lo entienden. Te rechazan de alguna manera. Y cuando dices en algunos ámbitos de la Iglesia que eres homosexual también te pueden rechazar. Somos rechazad@s por los dos lados. Pero también es cierto que no todos l@s católic@s rechazan a los gays, ni todos los gays rechazan a l@s católic@s. En mi caso tengo la gran suerte de pertenecer a un grupo estupendo. Hace unos años hice ejercicios espirituales y de allí se formó un grupo de personas que nos reunimos una vez al mes y formamos un grupo de plegaria. Hace más de diez años que nos reunimos y en la actualidad participan matrimonios, con o sin hijos, monjas, sacerdotes, y también gays. 

Yo estoy unido en pareja desde hace siete años. Nos unimos legalmente y hicimos una celebración dentro del grupo. En mi caso jamás me he sentido rechazado por ser gay en los ámbitos católicos en los que me he movido. 

L+P: ¿Y cómo fue la actitud de la Iglesia? 

Álex: Yo he llegado a un acuerdo mental con ella. La Iglesia Católica es una Iglesia que lleva dos mil años existiendo. Ha pasado muchas cosas durante todo este tiempo. En la actualidad tenemos a un Papa que opina de una manera. Antes había otro Papa, Juan XXIII, que hizo el Concilio Vaticano II e impulsó grandes reformas dentro de la Iglesia. Y cuando desaparezca el Papa actual, habrá otro que opinará de distinta forma. Yo estoy de acuerdo con los valores fundamentales de la Iglesia, pero luego para mí hay otros parámetros que han sido totalmente variables a lo largo de la historia, como por ejemplo el matrimonio de los sacerdotes. 

L+P: ¿Matrimonios de homosexuales católicos, sí o no? 

Álex: Yo soy una persona que intenta acercar y conciliar posturas. La palabra "matrimonio" esta muy ligada al concepto de unión heterosexual . A mí me da igual que lo llamen matrimonio, unión de parejas o unión civil. Pienso que las parejas de gays y de lesbianas en la sociedad en la que vivimos, tendríamos que tener los mismos derechos y deberes que una pareja civil heterosexual. 

L+P: ¿Y en el ámbito estrictamente religioso, dentro de Iglesia Católica, qué se opina de ello? 

Álex: ¿Del matrimonio entre gays? A ver, hay sectores de la Iglesia Cristiana, como alguna Iglesia Protestante, que ya admiten el matrimonio y realizan uniones de parejas homosexuales. En la Iglesia Católica lo veo difícil a corto plazo, pero también es cierto que con mi pareja, después de ir al notario, con un grupo reducido de personas fuimos a la Iglesia. Allí dimos gracias a Dios, porque habíamos hecho un compromiso para toda la vida, y eso lo hicimos como acción de gracias ante Dios. 

Yo soy cristiano y mi pareja también, aunque él utiliza técnicas de meditación orientales. 

L+P: ¿Alguna vez te has sentido culpable respecto a la infección? ¿Has tenido que trabajar este sentimiento? 

Álex: Al principio sí, pero ahora ya no. Al principio, fue como cuando sabes que eres gay. Tienes sentimientos contradictorios. Ahora, no sé si fueron de culpabilidad. Lo que sí me acuerdo fue de la pregunta: ¿por qué yo? Cuando me enteré de que era VIH+, supongo que sí tuve sentimientos de culpabilidad y también de pérdida de autoestima. Supongo que pasé por todo el proceso que todas las personas hemos compartido. También he pertenecido a grupos de ayuda mutua de seropositiv@s. Estamos en 2003 y estoy hablando del 89. Era un punto de transición a la aceptación. Probablemente yo tuve sentimientos de culpabilidad, pero siempre tuve el apoyo de este monje que nunca, jamás, ni tampoco en los ambientes católicos, me ha culpabilizado de nada. En todo caso los sentimientos de culpabilidad han salido de mi interior. 

L+P: ¿Cómo lo has ido trabajando? 

Álex: Lo he ido trabajando con el tiempo, me han ayudado mis compañer@s de la asociación Actua, los grupos de apoyo mutuo y en el ámbito espiritual, las personas de la Iglesia Católica que siempre han estado a mi lado apoyándome y dándome fuerza para continuar adelante. 

L+P: ¿Qué sentimientos o valores te has tenido que trabajar durante este tiempo? 

Álex: El paso a la espiritualidad no fue debido en su totalidad al hecho de ser VIH+. Algunas personas dicen que "gracias" al hecho de ser seropositivo, han descubierto unos nuevos valores. Lo que sí he aprendido es a intentar ver la vida por su lado positivo. He trabajado valores como la amistad, como intentar siempre conciliar a las personas, intentar llevar un poco de paz y de esperanza vaya donde vaya. Por eso cuando ya no pude continuar en el mundo laboral por motivos de salud y comencé el voluntariado, mi sentimiento fue que en los años que Dios me diera de vida, no podía dedicarlos sólo a mí. Quería dedicarme también a l@s demás y quizás éste es el camino que yo he realizado con la ayuda de Dios. 

L+P: ¿Cuál es tu visión de la muerte? 

Álex: La muerte en sí, pienso que es un paso más de la vida. Para mí la vida no tiene un fin en la muerte. La vida empieza cuando nacemos o incluso antes, y la muerte es un paso más. Después de la muerte habrá una cosa que intuyo, aunque no hay ninguna seguridad de que exista nada. Honestamente tampoco me preocupa, porque el hecho de pensar y de estar convencido de que existe Dios y que existe otra vida, me ayuda a vivir ésta. 

Yo soy de l@s que piensan que el cielo hay que empezarlo ahora, no tenemos que esperar a morirnos sino intentar ser felices, dar esperanza, intentar dar amor a las personas que nos rodean y a nosotr@s mism@s. Por eso, para mí la muerte es el fin de un estado, pero en ningún caso va a terminar con la vida, porque la vida va a continuar. 

L+P: ¿En qué dirección vas en el tema espiritual? 

Álex: En estos momentos tengo la gran suerte de poder compartir mi vida, mi creencias con personas de distintas tradiciones religiosas. Realizo mi voluntariado en la Asociación UNESCO para el Diálogo Interreligioso. Soy co-animador de un grupo de jóvenes y para mí esta experiencia es un regalo, el poder estar en una misma mesa con una chica judía, con un chico musulmán, con un par de chicos Bahái’s, etc. Tod@s hablando de algún tema que pueda preocuparnos y motivarnos. Es que tod@s desde nuestra tradición, desde nuestra manera de ser, desde nuestra cultura, somos capaces de entendernos, de hablar, de dialogar porque tod@s de alguna manera compartimos la misma experiencia. Tod@s tenemos la misma intuición que algo existe, pero en ninguna creencia religiosa nadie ha vuelto para decir que sí existía. Y eso te hace sentir reconfortado. También en la sociedad en que vivimos, una sociedad laica, una sociedad donde parece que la espiritualidad no exista, cada vez que hablan de religión los medios de comunicación es para dar una mala noticia. Jamás hablan de la religión en positivo. A veces he llegado a pensar que hay un interés, no sé si económico, en derribar la espiritualidad porque no entiendo por qué siempre que se habla de religión se hace con connotaciones negativas. 

L+P: ¿Has encontrado a personas seropositivas a las que hayas podido dar apoyo dentro del grupo interreligioso? 

Álex: La Asociación UNESCO para el Diálogo Interreligioso tiene una actividad que se llama "Espiritualidad y Sida". Esta actividad incluye testimonios de personas religiosas sobre la temática del Sida, testimonios de personas afectadas. También realizamos unas plegarias mensuales y organizamos una plegaria en motivo del día mundial del SIDA . Lo que me consta es que todas las personas que busquen apoyo desde las distintas tradiciones religiosas lo van a encontrar en nuestra asociación. Conocemos guías espirituales, les podemos llamar maestr@s, que colaboran con nosotr@s que pueden dar apoyo espiritual desde cualquier tradición religiosa. 

L+P: ¿Querías añadir alguna cosa más? 

Álex: Me gustaría enviar un mensaje a las personas que vivimos con VIH+. Quiero decir que, evidentemente, los tratamientos médicos son importantes y se ha demostrado que gracias a ellos nuestra calidad de vida ha mejorado. Pero también creo que es importante el contexto emocional en el que vivimos, el entorno familiar o social nos ayuda a vivir con VIH. Pienso que una buena formación espiritual tanto sea cristina, protestante, hinduista, budista, musulmana, judía, cualquiera, es importante. Creo que no debemos olvidar que los hombres y las mujeres tenemos una dimensión espiritual y que si también trabajamos en este sentido, esto nos ayuda a vivir. Cada mañana antes de tomar mis pastillas me pongo a rezar, pido a Díos que me dé fuerzas, que tenga un buen día, que no diga palabras que puedan dañar o ofender y que me ayude a llevar esta mochila, para mi pesadísima, y que no sé si es el VIH, la medicación o ambas a la vez. 

En mi vida es importante que lo físico, lo emocional y lo espiritual vayan de la mano. 

   

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

Anónimo (no verificado)

Buenas tardes me gustaría poder contactar al grupo de apoyo espiritual. Gracias

responder 19 Enero, 2021 – 6:44pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Buen día. Este post me hizo llorar. Realmente estoy necesitando guía espiritual para afrontar mi condición de seropositivo. Soy Cristiano Católico, vivo actualmente en Brasil pero soy Boliviano. ¿Cómo podría contactarme con este equipo maravilloso?

responder 22 Julio, 2020 – 3:22pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Buenas tardes, me gustaría contactar a la asociación con la cual trabaja el entrevistado.
Gracias

responder 12 Septiembre, 2015 – 2:55am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Glosario de términos

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!