gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 26, otoño 2003
  2. Opinión

Mujeres en Varsovia

las más positivas

 

Varsovia fue la sede de la 9ª Conferencia Europea sobre el SIDA (EACS, en sus siglas en inglés), que tuvo lugar del 25 al 29 de octubre. A pesar de su nombre y del peso del viejo continente, las presentaciones científicas, en términos de novedades, no fueron como para romper la pena. Al abordar la relación entre el VIH, sus tratamientos y asuntos relacionados con el sexo y el género, sólo se presentaron 9 trabajos específicos sobre mujeres y 6 sobre género. Demasiado poco para un asunto sobre el que, al menos de boquilla, tod@s estamos de acuerdo en que no está contemplado como debería. Como aspecto positivo a resaltar, la cantidad de trabajos presentados por grupos españoles, de los que aquí os reseñamos dos. 

Entre las escasas aportaciones sobre aspectos específicos de la infección en mujeres destacan por su interés para nuestro país dos estudios realizados en hospitales españoles. 

El primero de ellos ("Los tiempos han cambiado: evolución de la epidemia del VIH en mujeres y hombres", abstract 18.3/2), dirigido por el Dr. Suárez Lozano y llevado a cabo en la unidad de enfermedades infecciosas del hospital Infanta Elena de Huelva, con participación de 17 centros de todo el estado, tenía como objetivo establecer las tendencias de la epidemia en el estado español al tiempo que valorar las diferencias de las mismas por sexos. 

Se trata de un estudio descriptivo, multicéntrico, basado en la cohorte española VACH entre 1997 y 2001 sobre un total de 5.478 pacientes, de los cuales un 22% eran mujeres. 

Los resultados obtenidos en el estudio indican que se ha producido un aumento significativo en la edad de las mujeres en el momento del diagnóstico (un 77% de ellas tenía menos de 30 años cuando fueron diagnosticadas antes de 1995 y ese porcentaje ha descendido a sólo un 40% en 2000). 

Otro dato significativo lo constituye el cambio producido en la vía de transmisión: antes de 1995 el índice de transmisión por intercambio de material inyectable entre mujeres usuarias de drogas por vía intravenosa era de un 70%, pasando a partir de esa fecha a ser la transmisión por relaciones sexuales el principal factor de riesgo. Las conclusiones del estudio resaltan que aunque estos dos cambios se han producido tanto en hombres como en mujeres, no se han producido al mismo tiempo en ambas poblaciones, lo cual es indicio de la posible influencia de aspectos de género en estos hechos. 

Este estudio viene a confirmar la existencia de cambios importantes en la epidemiología, cambios que habría que tener en cuenta en la elaboración de políticas preventivas. Los resultados también deberían servir para promover modificaciones en cuanto a la percepción de la población general sobre el riesgo real, ya que todavía pervive la creencia de que el riesgo de transmisión se reduce al consumo de drogas, con lo que se relaja la prevención relacionada con otras prácticas y otras poblaciones. 

El otro estudio ("Metáforas del SIDA y atención de enfermería en mujeres embarazadas de diferentes culturas acabadas de diagnosticar"; abstract 10.3/3), llevado a cabo por un grupo de enfermeras de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, tenía como objetivo inicial evaluar las diferencias en cuanto a la percepción del SIDA entre mujeres pertenecientes a diferentes culturas. 

Se realizó el estudio en mujeres embarazadas a las que se realizó la prueba del VIH durante el embarazo y que resultaron positivas. Se les pasó una encuesta semiestructurada con una batería de preguntas sobre aspectos sanitarios y sociales, y una entrevista posterior sobre la que se realizó un análisis de lenguaje con el fin de detectar sus percepciones sobre el VIH/SIDA. Este análisis se realizó en 8 mujeres procedentes de diferentes entornos culturales: 1 latinoamericana, 4 africanas que no hablaban español ni inglés y 3 españolas. Todas compartían dos factores: que su embarazo era deseado y que resultaron ser positivas a la infección por VIH durante el mismo. 

La mayoría de las participantes (7 de 8) compartían una idea similar del SIDA como muerte, vergüenza, crimen y castigo, culpa, temor a la infección del bebé, estigma social y familiar, carga y traición, lo cual lleva a las investigadoras a concluir que el entorno cultural no es un factor de diferencia en cuanto a las percepciones individuales. También señalaron las ventajas del counselling y la educación sanitaria en la reducción del sufrimiento y la vergüenza. 

FUENTE: Libro de abstracts de la 9ª Conferencia Europea sobre SIDA.
REFERENCIA: www.eacs-conference2003.com

 

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

No hay comentarios aún ¡Sé el primero en dejar uno!

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Historias personales, testimonios de personas con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!