gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 26, otoño 2003
  2. Cuidarse

Esta articulación no responde

al margen

 

¿HAS SENTIDO en alguna ocasión que el dolor de una articulación o músculo te ha hecho remover cielo y tierra para descubrir la causa? ¿Te ha remitido el/la médic@ a un/a reumatólog@ para averiguarlo? Si existe algún reumatólogo con conocimientos de VIH en tu entorno puede que encuentres algunas respuestas. 

 

La fuente subyacente de varios tipos de artralgia o dolor articular que sufren las personas con VIH puede ser de difícil identificación, incluso para un/a expert@. En algunos casos, puede servir de ayuda tomar suplementos de clusosamina y sulfato de condroitina. 

El Dr. Keith Henry, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota, asegura que hasta un tercio de nosotr@s experimentamos alguna forma de dolor articular, lo cual puede ser debido a una forma de artritis reactiva provocada por la propia infección por VIH, los efectos secundarios de algunos fármacos antirretrovirales o, Dios no lo quiera, los estragos de la edad. Esto trae a colación la eterna pregunta: ¿es por el SIDA, por la edad o por los fármacos? Probablemente sea debido a todos estos factores. Paradójicamente, el dolor de articulaciones también puede ser un problema transitorio relacionado con la reactivación del sistema inmunitario en personas que han iniciado tratamiento recientemente. 

Una rápida mirada a las páginas web de CATIE y Project Inform nos dirá que la artralgia es un efecto secundario bastante común de determinados fármacos de cualquiera de las clases. Puedes hablar con tu médic@ para ver si puede que el problema sea, en efecto, el tratamiento, si el dolor se hace intolerable y si sería factible un cambio de fármacos si la carga viral se encuentra por debajo del límite de detección. Por otro lado, si te diagnostican una forma de osteoartritis, puede que te recomienden tomar analgésicos, suplementos o ambos. 

La osteoartritis es una enfermedad de "usar y romper" de las articulaciones que es capaz de causar una inflamación aguda, pero que implica principalmente la degeneración del cartílago articular y la formación de callos óseos en varias articulaciones. Entre los factores de riesgo se incluye un traumatismo de alto impacto, tensión repetida y obesidad. Mientras que la osteoartritis se asocia con una edad avanzada en la población general, en especial en mujeres de más de cincuenta años, los síntomas pueden aparecer más pronto en personas con VIH. 

En los últimos años, la eficacia de la glucosamina y el sulfato de condroitina a la hora de aliviar los síntomas se ha visto promocionada en gran medida por el boca a boca. Se cree que la glucosamina, una azúcar amínico, incrementa la formación y reparación de cartílago. La condroitina, un carbohidrato, es un componente del cartílago que se supone que aumenta la retención de líquido y la elasticidad al tiempo que inhibe las enzimas que destruyen el cartílago. Ambos componentes son fabricados por el organismo, probablemente en cantidades menores a medida que nos hacemos mayores con el VIH. 

Las sales de glucosamina, bien por sí solas o combinadas con condroitina, se dieron a conocer con la publicación de The Arthritis Cure, por el médico americano Jason Theodosakis en 1997. Se trata de un especialista en medicina preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arizona y durante mucho tiempo afectado por la artritis. Mientras que much@s reumatólog@s se han apresurado a atribuir la creciente reputación de la glucosamina y la condroitina a un efecto placebo, existe un cuerpo de investigación en crecimiento dedicado a sostener las afirmaciones efectuadas. 

En marzo de 2000, un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association, llegó a la siguiente conclusión: 

Los ensayos realizados con preparados de glucosamina y condroitina contra los síntomas de la osteoartritis demuestran efectos moderados a importantes, pero temas relativos a la calidad y posibles sesgos de la publicación sugieren que estos efectos son exagerados. No obstante, parece probable que se produzca cierto grado de eficacia con estos preparados. 

Quizás no se trate de un resultado para echar las campanas al vuelo, pero todavía hay más. 

En enero de 2001, un importante estudio belga publicado en The Lancet, con 212 pacientes que padecían osteoartritis en la rodilla llegó a la conclusión de que la glucosamina no sólo aliviaba los síntomas sino que se demostró que disminuía el deterioro del cartílago. Todavía existen dudas respecto a la estandarización de rayos X utilizados en este estudio para documentar los cambios del espacio articular, por lo que los que seáis escéptic@s podéis decidir esperar hasta el año 2005, en el que se espera tener resultados de un importante estudio de los NIH —los Institutos Nacionales de Salud de los EE UU— con 1.200 personas que sufren de osteoartritis de la rodilla. 

Mientras que los estudios han observado en general muy pocos efectos adversos derivados de cualquiera de ambos suplementos, aparte de un aumento de gases intestinales y heces ablandadas, la investigación realizada en animales ha apuntado la posibilidad de que la glucosamina podría empeorar la resistencia a la insulina. Esto supone una fuente de preocupación importante para las personas que están tomando TARGA, que es posible que ya les haya situado en riesgo de desarrollar diabetes del adulto. No debemos confundir la glucosamina con glucosa, ya que son sustancias diferentes que siguen rutas distintas de eliminación. Estudios clínicos realizados hasta la fecha no han demostrado un aumento de los niveles de azúcar en sangre o de insulina en la población general, aunque habría que controlar la glucemia si fuera necesario, y evitar la glucosamina si te han diagnosticado un trastorno del metabolismo de los glúcidos. Consulta con el/la médic@ o un/a naturópata al respecto, o si has tenido alergias al marisco antes de tomar glucosamina. Debes tener en cuenta que en la mayoría de casos las alergias son provocadas por proteínas del marisco, no por la quitina, un carbohidrato del que se extrae la glucosamina. 

Si estás tomando sulfato de condroitina además de una medicación anticoagulante o terapia diaria con aspirina, deberías seguir controles frecuentes del tiempo de coagulación. Este suplemento es similar en su estructura a la heparina y la combinación de ambos puede provocar hemorragias en algunas personas. Las mujeres embarazadas y las que están pensando en esa posibilidad no deberían tomar estos suplementos, ya que no se han estudiado durante el tiempo suficiente para establecer sus efectos sobre el bebé o sobre el feto en desarrollo. 

Estudios en humanos han mostrado que la glucosamina y el sulfato de condroitina pueden aliviar el dolor artrítico y la rigidez con menos efectos secundarios que los fármacos convencionales, y algunas personas consideran que deben utilizar ambas opciones. Ambos suplementos pueden tomarse de manera independiente o combinados en una sola cápsula. Las dosis diarias recomendables, por ejemplo, las utilizadas en el estudio belga, son de 1.500mg de glucosamina y 1.200mg de condroitina diarios. Hay que tener cuidado con los suministros de glucosamina en crema, ya que son un engaño, y ten en cuenta que habrás de tomar los suplementos durante un mes antes de poder ver resultados. En general, la glucosamina y la condroitina han estado obteniendo opiniones muy positivas por parte de l@s usuari@s, y eso es lo que cuenta. 

El EFECTO PROTECTOR del PESCADO AZUL

Si bien desde hace ya años l@s epidemiólog@s sugieren que comer pescado azul puede reducir el riesgo de experimentar accidentes cardiovasculares, el mecanismo por el que este efecto ocurre no era del todo conocido. Esos accidentes están en el punto de mira de los efectos adversos de los antirretrovirales (ARV). 

Ahora un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard, Boston, EE UU, ha dado con la clave después de varios estudios realizados en modelos animales. Según afirma el profesor Alexander Leaf, los experimentos muestran que los ácidos grasos omega-3, presentes en el pescado azul, se almacenan en las membranas de la células del corazón y pueden así prevenir un repentino ataque de corazón o una arritmia fatal. Estos ácidos grasos poliinsaturados regulan los flujos excesivos de sodio y calcio en el corazón, que de ocurrir provocarían descargas eléctricas excesivas que alterarían de forma peligrosa el ritmo cardíaco. Los ácidos grasos omega-3 se encuentran en el pescado azul (salmón, atún, sardinas, etc) tanto si es fresco como congelado. Estos autores advierten que el atún de lata en aceite no es una buena elección porque éste extrae el omega- 3 del pescado. En cambio, si recomiendan el atún de lata conservado con agua. 

Según un comunicado reciente de la Asociación Americana del Corazón, es preferible que estos ácidos omega-3 se obtengan a través de la dieta (a razón de un gramo por día), aunque las personas con enfermedad coronaria pueden precisar más cantidad y por ello recurrir a la toma de suplementos. 

Fuente: http://www.aegis.org

 

El CARDO MARIANO no parece mejorar la HEPATITIS C

El cardo mariano es una hierba que suele ser utilizada por personas con hepatitis C crónica por sus supuestos efectos beneficiosos. Sin embargo, existe muy poca información sobre su eficacia a la hora de mejorar los parámetros hepáticos y los síntomas de esta dolencia. Por ello, un equipo de investigadores australian@s, con Adam Gordon a la cabeza, ha llevado a cabo un estudio prospectivo, aleatorizado, doble ciego y con control placebo en el que han participado 24 personas con hepatitis C crónica. Un grupo recibió 600mg de cardo mariano al día; otro grupo, 1200mg diarios; y otro, placebo. El estudio consistió en 12 semanas de tratamiento con un periodo intermedio de 4 semanas de lavado. Después del último curso, estas personas fueron seguidas durante 12 semanas más. Se les midió los parámetros bioquímicos de la función hepática y se les realizó una evaluación de la calidad de vida. 

Al final del estudio, el uso de cardo mariano se mostró seguro y fue bien tolerado pero no se observaron mejoras significativas en la calidad de vida, ni en la ansiedad, ni en los valores de ALT en comparación con las personas que tomaron placebo, por lo que según estos resultados, el cardo mariano tendría poca eficacia en el tratamiento de la hepatitis C crónica. 

Fuente: www.natap.org

 

MARIHUANA contra la DEPRESIÓN

El Centro Médico de San Mateo, el único que en EE UU cuenta con fondos públicos para investigar con marihuana, está realizando estudios encaminados a evaluar el efecto terapéutico de esta hierba en las personas que viven con VIH, en especial en el tratamiento del dolor, como en el caso de la neuropatía periférica. 

Para recoger información previa a la realización de los estudios se entrevistó a 252 pacientes de dicho centro, de l@s que 58 (23%) aseguraron haber fumado marihuana en las últimas cuatro semanas. 

La sorpresa para los investigadores vino cuando tras preguntar por la razón principal por la que l@s pacientes usaban esta hierba, la mayoría aseguró que fumaba marihuana para mejorar síntomas mentales, tales como la ansiedad y la depresión. Este hallazgo sorprendió a l@s científic@s pues a priori creían que se usaba más como alivio para la náusea y estímulante del apetito, o como paliativo del dolor, razones esgrimidas en segundo y cuarto lugar respectivamente por l@s encuestad@s. El tercer lugar en esta encuesta lo ocupó el uso recreativo. 

Estos resultados se presentaron el pasado mayo de 2003 en el transcurso la conferencia anual de la Asociación Psiquiátrica Americana causando diversidad de opiniones. El Dr. Israelski, director del Centro Médico San Mateo declaró que no es un campo de estudio fácil: "No se quiere tocar por razones políticas".

La administración Bush se ha mostrado contraria a cualquier legalización de la marihuana, incluso por razones médicas, aduciendo que no hay investigación que pruebe que aporta beneficios. El Dr. Israelski comenta que es un pez que se muerde la cola: "Si lo ponen tan difícil para que se realicen estudios, ¿cómo se pueden obtener evidencias científicas?". 

Fuente: http://www.aegis.org

 

 

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

No hay comentarios aún ¡Sé el primero en dejar uno!

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





AIDS Action Europe: una respuesta europea al VIH/sida

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!