gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 35, otoño 2006
  2. Opinión

De lo antiguo y lo nuevo: métodos de barrera cervical

las más positivas

La Global Village (‘Aldea Global’), espacio comunitario ya tradicional dentro de la Conferencia Internacional del SIDA (CIS), ha ofrecido en Toronto la oportunidad de compartir entre delegad@s de la Conferencia y público en general actividades destinadas a promover el intercambio de experiencias en el trabajo con el VIH. 

Dentro de este espacio común, se habilitaron zonas específicas para poblaciones y temas diversos. Y uno de esos espacios fue el WNZ (espacio de intercambio de mujeres), en el que grupos de mujeres de ámbito local (como Blueprint for Action on Women and Aids) e internacional (ICW, Athena) planificaron múltiples actividades a lo largo de todos los días que duró la Conferencia, desde presentaciones orales sobre género o activismo político y actividades de visibilización como la ‘Serpiente danzante’, hasta talleres participativos como ‘El poder del placer’, en el que se trataba de cómo hablar sobre el deseo y facilitar la educación sexual (The Pleasure Project). 

IMAGEN: Métodos-de-barrera-cervical

Otra de las sesiones importantes dentro de la WNZ (que llevaba por título Opciones para las Mujeres) se centró en los métodos de prevención del VIH iniciados por mujeres, en especial aquellos que habiendo sido utilizados en el pasado como anticonceptivos habían sido relegados en gran medida tras la aparición de los métodos hormonales (píldora anticonceptiva) y que volvieron a ganar actualidad ante la necesidad de desarrollar métodos de prevención contra el VIH que ofrecieran a las mujeres más opciones que no dependan exclusivamente de la acción directa de los varones. 

Actualmente, el condón femenino es el único método de prevención frente al VIH y otras ITS para uso específico de las mujeres durante el coito. A pesar de que constituye un buen instrumento de protección, es importante que existan otras opciones a disposición de las mujeres en función de sus necesidades. La investigación realizada sobre aceptabilidad (posibilidad de que un método sea aceptado por las personas a las que está destinado) sugiere que existen algunos factores que se deben tener en cuenta a la hora de diseñar posibles alternativas: 

  • que no interrumpan la actividad sexual (como es el caso del condón masculino); 
  • que pueda ser introducido antes de iniciar el coito; 
  • que su uso pueda ser “negociado” en una conversación única fuera del contexto de la relación sexual (en un    entorno adecuado) sin la presión de tener que hablar de ello cada vez que se ha de utilizar. 

Algunos de estos sistemas, que han existido desde muy antiguo utilizando diferentes materiales, consistían en situar en el cuello uterino (por ello se denominan métodos de barrera cervical) una barrera al paso del semen de forma que la entrada al útero permaneciera cerrada durante y después del coito impidiendo así la concepción. 

A partir de los datos recogidos en recientes estudios observacionales realizados para comprender mejor la posible acción de estos métodos se ha llegado a la conclusión de que además de tener una acción contraceptiva, los métodos de barrera cervical pueden ayudar a proteger a las mujeres frente a múltiples ITS, incluyendo el VIH. Esta posibilidad se basa en evidencias que sugieren que el cuello uterino es el punto clave de la transmisión de infecciones genitales y que la protección de esa zona puede contribuir a la reducción del riesgo de tales infecciones. 

El cuello uterino o cérvix es el punto más vulnerable del tracto genital femenino porque: 

  • Está formado en su mayor parte por tejido laminar (compuesto por una sola capa de células epiteliales) más    frágil que del resto de la vagina formado por tejido multiestratificado (compuesto por varias capas de    células escamosas). 
  • La mayoría de patógenos de transmisión sexual tiene preferencia por el cuello. 
  • Existe una mayor concentración de células receptoras del VIH (sobre todo CCR5 y CXCR4) en el cuello          uterino y el tracto genital superior (útero, trompas de Falopio y ovarios). 
  • El cuello es la puerta de entrada al tracto genital superior, por lo que al cubrir el cuello también se       protegerán las zonas a las que da acceso. 

Cuando hablamos de métodos de barrera cervical nos estamos refiriendo en general al diafragma y el capuchón cervical. El diafragma es un cuenco de látex o silicona con un aro firme y flexible, y una  cúpula blanda, que puede ser rellenado con gel e insertado en la vagina. El capuchón cervical es más pequeño que el diafragma y está diseñado para adherirse al cuello por aspiración y mantener el gel espermicida cerca del cuello. El diafragma SILCS es un dispositivo de silicona de tamaño único que tiene un borde que se adapta en la parte superior del pliegue vaginal y un hueco en un borde en el que se puede insertar un dedo para retirarlo con facilidad. 

Otros mecanismos utilizados como anticonceptivos incluyen la esponja anticonceptiva y el Lea’s Shield (Escudo de Lea). La esponja es una barrera de espuma impregnada de espermicida que se ajusta al cuello uterino y que contiene espermicida (habitualmente nonoxynol- 9). El escudo de Lea es un producto de silicona reutilizable con una válvula que permite el paso de las secreciones cervicales y el aire. Dispone de un asa que sirve para retirarlo con facilidad y no requiere ayuda profesional para su inserción. 

Dado que la mayoría de los estudios realizados hasta hace poco no tenían como objetivo principal comprobar la eficacia de los métodos de barrera cervical y que por tanto estaban sujetos a posibles desviaciones, los resultados obtenidos no se consideran concluyentes aunque sí han servido para abrir nuevas líneas de investigación. 

En estos momentos se está llevando a cabo un ensayo aleatorizado con controles en Suráfrica y Zimbabue con el objetivo de determinar la efectividad del diafragma (en combinación con el lubricante Replens®) en la prevención del VIH en mujeres. Todas las participantes reciben condones, información sobre sexo más seguro y tratamiento para las ITS, y la mitad de ellas también recibe un diafragma, gel lubricante y counselling sobre el uso del diafragma. Se espera disponer a lo largo del año 2007 de los resultados de este estudio que permitan tener una idea más clara del papel que estos sistemas pueden desempeñar en la prevención del VIH. 

También se están llevando a cabo otros estudios para investigar el uso del diafragma para la prevención de algunas ITS (sobre todo clamidia y gonorrea), así como para determinar el nivel de aceptabilidad de este dispositivo como método de prevención de las ITS, incluido el VIH. 

Gracias al avance en la investigación con microbicidas, se ha detectado la necesidad de disponer de dispositivos que faciliten la inserción del producto, que favorezcan su liberación intravaginal, que ayuden a mantenerlo en donde es necesario durante el tiempo necesario. Los métodos de barrera cervical han mostrado su posible utilidad como sistemas de inserción y liberación del gel y ya ha empezado a estudiarse su uso y mejora en combinación con productos microbicidas en investigación. 

Entre los factores que necesitan una mejora se encuentra el hecho de que hasta el momento están muy limitados por el requisito de la intervención de personal médico para su prescripción e inserción. Se requiere la realización de un examen ginecológico para determinar el tamaño adecuado a cada usuaria, lo cual dificulta el acceso generalizado a las mujeres que lo necesitan. Por ese motivo, se está explorando la creación de artículos que puedan adaptarse con facilidad a todas o al mayor número de mujeres (independientemente de la edad o el historial de embarazos), lo cual ayudaría a que pudiera favorecer el acceso a estos productos sin necesidad de receta. Así, por ejemplo, FemCap se fabrica en tres tamaños y el escudo de Lea es de tamaño único adaptable a todas las mujeres. 

Aunque no parece que vayan a ser tan eficaces como los condones, es probable que haya que darles la bienvenida como un nivel más en un enfoque de reducción de riesgos, ya que puede que resulten una opción atractiva para mujeres que no están en disposición de utilizar métodos más seguros bien porque no pueden o porque no desean hacerlo. No hay posibilidad de elegir cuando disponemos de una sola opción; aumentar las opciones es la manera de avanzar hacia una mejor prevención. 

Si quieres saber más, visita estas páginas (en ingles):

http://www.cervicalbarriers.org
www.ibisreproductivehealth.org
The Microbicides Quarterly Jan-March 2006 (www.microbicide.org/microbicideinfo/reference/TMQ.Jan- Mar2006.FINAL.pdf) 


Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

No hay comentarios aún ¡Sé el primero en dejar uno!

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Transmisión sexual del VIH - Guía para entender las pruebas de detección y el riesgo en las prácticas sexuales

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30