gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 23, octubre 2002
  2. En Persona

Desde la consulta: aproximación a la persona recién diagnosticada

en persona

SI eres una persona recién diagnosticada con infección por VIH y aún no has tenido tu primera visita con el o la especialista, lo más aconsejable es que intentes hacerlo cuanto antes. Esta primera visita no sólo será el punto de partida para una extensa evaluación de tu estado de salud, sino también el principio de una relación de colaboración entre tú y tu médic@ que bien podría prolongarse durante muchos años. 

Es frecuente que las personas VIH+, y más aún si están en el período de shock que suele seguir al diagnóstico de la infección, se sientan particularmente ansiosas y confusas durante las primeras fases de su relación con el sistema sanitario y con el o la especialista en VIH. Si éste es tu caso, puede que sientas que el/la médic@ adopta una actitud tipo “manos a la obra”, y que no te da la cantidad o calidad de información que tú necesitas en esos momentos. Es muy posible que tales diferencias entre tus preocupaciones y expectativas y las de tu médic@ vayan limándose con el tiempo, el conocimiento mutuo y la buena voluntad de amb@s, pero eso es algo que en última instancia sólo tú podrás valorar. 

Sea como sea, es importante que recuerdes que queda de tu parte preguntar lo que no entiendes para que te lo expliquen mejor, y obligación de tu médic@ dar respuestas comprensibles a tus preguntas. Muchas personas encuentran útil preparar de antemano una lista con sus dudas para así asegurarse de que no se olvidarán de plantearlas durante la consulta. 

Como posiblemente ya sepas, una persona VIH+ recién diagnosticada puede encontrarse en cualquiera de los puntos que van desde la infección completamente asintomática hasta la inmunodeficiencia avanzada. En cualquiera de los casos, el o la especialista VIH que asuma tu seguimiento clínico indicará la práctica de pruebas iniciales de suma importancia para la evaluación general de tu estado de salud y para su seguimiento. 

En términos generales, la evaluación inicial de la persona VIH+ recién diagnosticada habrá de basarse en: 

1. La historia completa, que a su vez incluirá: 

  • Aspectos relativos a la prueba del VIH (cuándo y dónde se realizó, por qué, qué documentación posee el/la paciente al respecto, recuentos de CD4 y carga viral, si los posee). 
  • Aspectos relativos a tu historia médica (básicamente, de las posibles enfermedades que hayas padecido o padezcas en la actualidad).
  • Historia de vacunaciones o inmunizaciones. 
  • Posibles enfermedades asociadas al VIH. 
  • Posibles enfermedades de transmisión sexual (ETS). 
  • Historia ginecológica en las mujeres. 
  • Medicaciones en uso, incluido el uso de vitaminas o similares. 
  • Hábitos de la persona (fumadora o no, uso de alcohol, uso de otras sustancias). 
  • Categoría de transmisión del VIH y educación sobre la transmisión del VIH. 
  • Posible ocurrencia de un variado abanico de síntomas (desde pérdidas inexplicables de peso hasta cambios de la visión, tos o dolor de estómago), durante los últimos 3 meses. 

2. Un examen físico, que puede incluir: 

  •  Examen de la piel. 
  •  Examen fondoscópico (ojos). 
  •  Examen orofaríngeo (boca y garganta). 
  •  Examen de los ganglios linfáticos. 
  •  Examen del pecho y los pulmones. 
  •  Examen de las mamas en las mujeres. 
  •  Examen cardiovascular. 
  •  Examen del abdomen. 
  •  Examen pélvico en las mujeres. 
  •  Examen genital en los hombres. 
  •  Examen del recto y ano. 
  •  Examen neurológico. 
  •  Examen musculoesquelético. 

3. Una multitud de pruebas que servirán no sólo para saber en qué fase se encuentra la infección por VIH sino para contribuir a la toma de decisiones sobre: 

a) El plan de seguimiento y de posibles inmunizaciones o vacunas.  

b) Si es necesario prescribir tratamientos profilácticos (de prevención de   enfermedades oportunistas asociadas al    VIH). 

c) Si conviene comenzar a usar Tratamientos Antirretrovirales de Gran Actividad (TARGA). 

Para que te hagas una idea, aquí tienes un listado (no necesariamente exhaustivo) de las pruebas que tu médic@ podría solicitar para ti: 

  • Serología VIH
  • Recuento sanguíneo total
    Panel bioquímico
  • Recuento de linfocitos CD4
  • Carga viral (ARN de VIH)
  • Prueba de la varicela
  • Serología sífilis
  • Prueba de tuberculosis
  • Serología toxoplasma
  • Pruebas de hepatitis
  • virales A, B y CPrueba
  • citomegalovirus
  • Citología del cuello uterino en mujeres
  • Rayos X del tórax
  • Examen oftalmológico (si tienes menosde 50 CD4)
  • Perfil de lípidos (colesterol y triglicéridos)

La mayor parte de estas pruebas son de laboratorio, o sea, que necesitan una muestra, normalmente de tu sangre, para llevársela y analizarla. Algunas, como las de los recuentos de linfocitos CD4 o las de la carga viral, habrán de repetirse regularmente tanto si tomas como si no tomas tratamiento para el VIH. Otras sólo se harían al principio (por ejemplo las de varicela o citomegalovirus). Otras más, finalmente, habrán de repetirse al cabo de determinados períodos de tiempo dependiendo del resultado de la primera, de tu riesgo concreto en relación con lo que examine la prueba en cuestión o de las indicaciones clínicas correspondientes. 

Ten en cuenta que el resultado de estos análisis o pruebas se reflejará en las hojas de tus resultados (analíticas) en lenguaje estrictamente médico. Eso significa que verás muchas iniciales, números o abreviaturas que, a menos que tengas conocimientos médicos específicos, pueden despistarte mucho. 

Si te interesa tener más información y aprender a “leer” mejor tus analíticas, adopta una actitud activa: busca otros materiales informativos y léelos, habla con las ONG del VIH en tu zona y con otras personas VIH+ y haz preguntas a tu propi@ médic@ y personal de enfermería. Recuerda que es tu derecho obtener siempre una fotocopia de tus análisis y que es conveniente que la pidas siempre. De esa forma, puedes ir construyendo tu propio informe médico y tenerlo contigo siempre que lo necesites. 

  CATEGORÍAS CLÍNICAS
CATEGORÍAS DE CD4 A.Asintomática o aguda B.Sintomática C.Condición indicadora de SIDA
1. >/= 500 (>/= 29%) A1 B1 C1
2. 200–499 (14%–28%) A2 B2 C2
3. < 200 (< 14%) A3 B3 C3

¿En qué fase estoy? 

Uno de los objetivos de la evaluación inicial de la persona VIH+ es determinar en qué estadio o fase se encuentra la infección por VIH. La clasificación más utilizada y aceptada es la de los Centros para el Control de las Enfermedades de Estados Unidos (CDC en sus siglas en inglés), un sistema que utiliza, por un lado, los recuentos de linfocitos o células CD4 y, por otro, una clasificación de categorías clínicas. 

Categorías de CD4

  • Categoría 1: Recuento de CD4 de al menos 500 células/mm3 (o un porcentaje del total de linfocitos de al menos un 29%). 
  • Categoría 2: Recuento de CD4 de entre 200 y 499 células/ mm3 (o de entre 14% y 28%). 
  • Categoría 3: Recuento de CD4 de menos de 200 (o menos del 14%).

Categorías clínicas

  • Categoría A: infección por VIH documentada, asintomática o infección por VIH aguda (dentro de aproximadamente los primeros 6 meses después de adquirida la infección). 
  • Categoría B: enfermedad sintomática o con condiciones no consideradas como definitorias de SIDA. 
  • Categoría C: presencia de condiciones o enfermedades consideradas como definitorias de SIDA. Una vez que una de estas enfermedades sucede, la persona permanece en esta categoría clínica. 

La tabla que aparece al principio de esta página resume la clasificación descrita. Las fases en negrita (A3, B3, C1, C2 y C3) serían las consideradas como SIDA. 

Encuentros en otras fases

La aproximación clínica global al/la paciente VIH+ recién diagnosticad@ no debería acabarse en tus cifras, en la determinación de tu fase de enfermedad por VIH o en la decisión de prescribir tal o cual tratamiento farmacológico. De hecho, el primer encuentro con tu médic@ es también una oportunidad para identificar tus necesidades más amplias y para obtener información sobre tus recursos y posibilidades de búsqueda de ayuda en el propio hospital o en otros puntos de la red sociosanitaria y de ONG. La educación sobre la transmisión del VIH y sobre prácticas sexuales o de inyección de sustancias más seguras, la conveniencia de que te pongas en contacto con tu ONG local para obtener información extra o apoyo psicológico y/o social o la necesidad de contactar con el o la trabajadora social de tu hospital por temas laborales, familiares o de prestaciones sociales, son algunas de las situaciones que podrían empezar a definirse desde tu primera consulta con tu especialista en VIH. 

  

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

No hay comentarios aún ¡Sé el primero en dejar uno!

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Transmisión sexual del VIH - Guía para entender las pruebas de detección y el riesgo en las prácticas sexuales

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30