gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 22, verano 2002
  2. Opinión

L@s huérfan@s del Sida

jardín de infancia

En el mundo hay un total aproximado de 14 millones de niñ@s de menos de 15 años que han perdido a su madre,  a su padre, o ambos, a causa del SIDA. Las estimaciones hablan de que hacia 2010 este número habrá crecido  hasta 44 millones; entre un 20% y un 30% de todos l@s niños y niñas de 11 países del África Subsahariana serán  huérfan@s. Estas estimaciones son una realidad, hasta tal punto que incluso si a partir de ahora mismo fuesen  prevenidas todas las nuevas infecciones y todas las personas VIH+ recibieran tratamiento para evitar la  progresión de la infección, dentro de 10 años seguirían viviendo en el mundo más de 40 millones de niñ@s  huérfan@s a causa del SIDA.  

Dentro de la XIV Conferencia Internacional del SIDA se publicaron  cifras y se construyeron discursos, y una de las que más me ha  impactado es el número de niños y niñas huerfan@s por el VIH/SIDA,  por cuanto supone, como vemos, una medida de peso para poder  valorar el masivo cambio social resultado de la pandemia.  

Un@ niñ@ huérfan@ ha perdido el cuidado de sus padres, se ha  quedado sin su cariño y protección, además de estar totalmente  expuest@ a la posibilidad de perder algunos de sus derechos básicos,  como son el derecho a la vivienda, la comida, la salud y la educación.  De este modo, la muerte del padre y la madre puede provocar traumas  importantes en un niñ@ e incluso impedir su desarrollo.  

Por si era poco, ser huérfan@ por causa del SIDA genera unas circunstancias  únicas de estigmatización y discriminación. La vulnerabilidad  de est@s niños y niñas es una realidad que no sorprende a  nadie, el impacto del VIH/SIDA en ell@s y sus familias no es un problema  simple con una solución fácil. Incluso se habló de una generación  perdida de jóvenes que a edad temprana ya ha sido excluida  y crecerá al margen de la sociedad. Una sociedad, sea dicho de paso,  que deberá enfrentar un futuro sin el relevo de toda una generación.  

Según la Convención de los Derechos de la Infancia, el soporte y  el cuidado de l@s huérfan@s es una obligación del estado que implica  el deber de desarrollar:  

  • Políticas gubernamentales y leyes para protegerl@s,  incluyendo medidas para evitar la discriminación en el acceso a los  servicios de salud, educación, empleo y vivienda, y protegiendo los  derechos de herencia de viudas y huérfan@s.  
  • Una atención sanitaria con acceso a la información y al  cuidado apropiado incluyendo atención clínica y servicios de  prevención, soporte a la nutrición, cuidados paliativos y atención  domiciliaria.  
  • El soporte socioeconómico necesario para poder afrontar la  amenaza a su bienestar: el aislamiento, la pérdida de ingresos y el  acceso a la educación, la vivienda, la nutrición, etc.  
  • Las experiencias llevadas a cabo han permitido la  consolidación de un conocimiento específico con el análisis de un  vasto conjunto de recursos e intervenciones a escala mundial. De  acuerdo con ello, a la hora de planificar, las autoridades competentes  deberían tener en cuenta cinco estrategias básicas:  

 

1.  Reforzar las habilidades y capacidades de la familia de hacer  frente a sus problemas.  

2.  Movilizar y apoyar las respuestas de la comunidad.  

3.  Incrementar la capacidad de niñ@s y jóvenes para conocer sus  propias necesidades.  

4. Crear un entorno capacitador para l@s niñ@s y sus familias.  

5.  Asegurar que los gobiernos protejan a l@s más vulnerables y  provean a la sociedad de servicios esenciales.  

Para ello será necesario diseñar programas que enfaticen el  cuidado de la comunidad más que el institucional; que refuercen las  capacidades de la familia y la comunidad para cuidar; que involucren  a l@s niñ@s y jóvenes como participantes activ@s; que establezcan  redes para compartir iniciativas entre gobiernos, sociedad civil y  ONG; que proyecten perspectivas a largo plazo ya que l@s niñ@s  seguirán afectad@s por el SIDA durante muchas décadas; que se  integren en la red de servicios y recursos para la infancia; y que enlacen  el cuidado con la prevención porque est@s niñ@s están en alto  riesgo de infección por VIH debido a problemas económicos y la perdida  de protección y cuidado parental.  

Hasta aquí tenemos el conocimiento gracias a los estudios y los  datos, también tenemos la construcción teórica de una acción  común integral. Pero, ¿no encontráis a faltar algo? ¿Dónde diablos  está el compromiso? Si algo ha brillado por su ausencia en este  encuentro internacional ha sido sin duda el compromiso. Quizás porque  comprometerse implica una disposición a ceder, a perder, a dar  sin esperar nada a cambio... algo a lo que no están dispuestos los  gobiernos. Y sin el compromiso las cifras sólo son números y estadísticas,  sin el compromiso las acciones son palabras políticamente  correctas en un papel. Sin el compromiso, el conocimiento y la  acción por el VIH/SIDA no son nada.  

   

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

No hay comentarios aún ¡Sé el primero en dejar uno!

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta







AIDS Action Europe: una respuesta europea al VIH/sida

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30