gTt-VIH

  1. La noticia del día

EASL 2017: Curar la hepatitis C logra que una de cada cuatro personas abandone la lista de espera de trasplante hepático

Estos resultados evidencian la alta efectividad de los nuevos tratamientos y la capacidad de regeneración del hígado una vez eliminado el virus

Un estudio presentado en el encuentro anual de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL, en sus siglas en inglés), también conocido como el Congreso Internacional del Hígado, que tuvo lugar en Ámsterdam (Países Bajos) entre el 19 y el 23 de abril, evidenció que el 25% de las personas con infección por el virus de la hepatitis C (VHC), cirrosis hepática descompensada y en lista de espera de trasplante hepático lograrían una mejora hepática suficiente como para abandonar dicha lista de espera tras el tratamiento con antivirales de acción directa (DAA, en sus siglas en inglés).

La cirrosis hepática descompensada lleva de forma casi invariable al estadio final de la enfermedad hepática, lo que conduce a entrar en lista de espera de trasplante. La gravedad de la cirrosis hepática se mide por medio de la escala MELD (siglas en inglés de modelo de enfermedad hepática terminal, una herramienta que permite calcular y clasificar la gravedad de los candidatos a trasplante de hígado en lista de espera). En aquellas personas con una puntuación MELD de 10 o superior debería considerarse la inclusión en la lista de espera de trasplante hepático.

Los antivirales de acción directa pueden resultar un arma de doble filo para personas con cirrosis hepática descompensada en lista de espera de trasplante, ya que el curarse les alejaría del trasplante (ya fuera saliendo de la lista de espera o retrasando su posición en ella), pero ello no solucionaría algunas de las consecuencias de la cirrosis hepática descompensada, que solo podrían ser solucionadas en algunas personas por medio del trasplante.

Para ahondar en las consecuencias del tratamiento con DAA en personas en lista de espera de trasplante, el estudio de cohorte multicéntrico ELITA –con pacientes de Italia, Alemania, Austria, Francia y España- presentó nuevos datos que ampliaron y confirmaron sus hallazgos publicados el año pasado en la misma conferencia.

Un total de 142 personas con el VHC y cirrosis hepática descompensada en lista de espera de trasplante fueron incluidas en el análisis. Todas ellas fueron tratadas con DAA entre febrero de 2014 y junio de 2015. De ellas, el 46% fueron tratadas con sofosbuvir (Sovaldi®) y ribavirina y el resto o con sofosbuvir y daclatasvir (Daklinza®) o con sofosbuvir/ledipasvir (Harvoni®).

El seguimiento de los participantes tuvo una mediana de 28 meses de duración –incluido el periodo de tratamiento, durante el cual la mitad de los participantes recibió un trasplante hepático-.

En total, treinta y cuatro participantes (el 24% del total) salieron de la lista de espera de trasplante. Una de ellas falleció por cáncer hepático –que probablemente se detectó tarde porque no se realizó una prueba de elastometría transitoria (FibroScan®) prevista para seis meses antes del fallecimiento-. Dos participantes que habían experimentado mejora finalmente volvieron a tener descompensación hepática: uno de ellos recibió trasplante hepático y el otro fue tratado con éxito de ascitis.

El salir de la lista de espera de trasplante se relacionó fuertemente con una puntuación MELD inicial inferior a 16, aunque unos cuantos participantes por encima de dicha puntuación al inicio finalmente salieron de la lista de trasplante (tras, como mínimo, 18 meses desde el inicio del tratamiento). La mejora clínica –en los casos en los que se dio- se relacionó directamente con el grado de mejora de la puntuación en la escala MELD a las 12 semanas de iniciar el tratamiento con DAA.

El hecho de salir de la lista de espera supuso mejoras hepáticas significativas con el transcurso del tiempo. La mediana del seguimiento de quienes salieron de la lista de espera fue de 58 semanas. La mediana de la puntuación MELD disminuyó desde 14 puntos al inicio hasta a 9 en la última visita de seguimiento (p <0,001) y el porcentaje de pacientes con ascitis disminuyó desde el 81,6% hasta el 23,7% durante el mismo período (p <0,001).

Los casos de encefalopatía hepática prácticamente desaparecieron entre estas personas –el 29% de ellas tenían dicha condición al inicio (de intensidad moderada) y en la última visita solo se detectó en el 2,9% de las personas que habían salido de la lista de espera de trasplante-.

Los resultados del presente estudio son prometedores y muestran que tras un tratamiento exitoso con DAA es posible experimentar una mejora en la función hepática significativa incluso en aquellas personas con cirrosis hepática descompensada en lista de espera de trasplante hepático

Fuente: Infohep / Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencia: Belli L et al. Delisting of liver transplant candidates with chronic hepatitis C virus infection after viral eradication: outcome after delisting, a European study. International Liver Congress, Amsterdam, abstract PS-063, 2017.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta







Tú, gTt y facebook

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30