gTt-VIH

  1. VAX: Boletín sobre Vacunas del SIDA 3, mayo 2010

Entender si los anticuerpos ampliamente neutralizantes son la respuesta

La investigación está explorando numerosas vías para determinar si los anticuerpos son capaces de bloquear la infección por VIH

Los anticuerpos son proteínas con forma de ‘Y’ que actúan, principalmente, uniéndose a los virus e impidiendo que infecten a sus células diana. La mayoría de las vacunas existentes, si no todas, inducen la producción de anticuerpos y se cree que éstos desempeñan un papel crucial en la protección que ofrecen dichas vacunas.

A pesar de que aún no se sabe con exactitud qué tipos de respuestas inmunitarias han de ser activadas por una vacuna para conseguir que prevenga la infección por VIH, muchos científicos creen que la vacuna contra el sida deberá lograr inducir la producción de anticuerpos (véase ‘Cuestiones básicas’ del VAX febrero de 2007 sobre ‘Entender los anticuerpos neutralizantes’).

Debido a la increíble diversidad que presenta el VIH, con numerosos subtipos o serotipos circulando en el mundo, la investigación se está centrando en el desarrollo de candidatas a vacuna que puedan inducir anticuerpos capaces de bloquear o neutralizar muchas de las cepas circulantes del virus (los denominados anticuerpos ampliamente neutralizantes).

Estos anticuerpos ampliamente neutralizantes contra el VIH existen. El sistema inmunitario de las personas que adquieren el VIH generan anticuerpos contra el virus y algunos de ellos son ampliamente neutralizantes. Al analizar las muestras de sangre de personas con VIH, se han podido aislar varios de estos anticuerpos. Hace muy poco, se descubrieron ocho nuevos anticuerpos ampliamente neutralizantes, algunos de los cuales tienen más potencia que los ya conocidos con anterioridad (véase ‘Cuestiones básicas’ del VAX marzo de 2010 sobre ‘Entender los avances en la búsqueda de anticuerpos contra el VIH’).

Hoy en día, se están estudiando estos anticuerpos y están siendo utilizados para diseñar candidatas a vacuna que, idealmente, sean capaces de inducir su producción en las personas antes de que se expongan al VIH, protegiéndolas así frente a la infección. Sin embargo, se trata de una tarea difícil y puede ser necesario algún tiempo antes de que las vacunas basadas en estos anticuerpos estén listas para los ensayos clínicos. Hasta entonces, también se están realizando otros estudios con animales y humanos para intentar determinar si estos anticuerpos ampliamente neutralizantes podrán bloquear la infección por el virus.

Protección en animales


Existen datos provenientes de ensayos con animales que sugieren que si se aprendiera a inducir anticuerpos ampliamente neutralizantes contra el VIH mediante una vacuna, éstos podrían ser capaces de bloquear la infección. Para evaluar esto, se están llevando a cabo lo que se conoce como estudios de inmunización pasiva. En ellos, estos anticuerpos se inyectan de forma directa en animales que, posteriormente, son expuestos de manera deliberada al VIH o a un virus híbrido conocido como VIHS —que es una combinación del VIH y el virus de la inmunodeficiencia símica, la variante del VIH en monos—.

Los estudios con uno de los anticuerpos ampliamente neutralizantes, denominado b12, evidenciaron que éste fue capaz de bloquear la infección por VIH en ratones alterados genéticamente para que tuvieran células inmunitarias humanas. En algunos ensayos, los primates no humanos inmunizados de forma pasiva con el b12 quedaron protegidos por completo frente a la infección al ser expuestos de forma deliberada al VIHS. Por su parte, en otros estudios, la infección de los monos inmunizados con b12 se produjo más tarde que la de aquéllos que no recibieron este anticuerpo.

Los investigadores, ahora, están planeando efectuar estudios similares con primates no humanos empleando algunos de los anticuerpos ampliamente neutralizantes más potentes descubiertos hace muy poco, para ver hasta qué punto pueden proteger frente a la infección en modelos animales.

Indicios de protección en humanos


Aunque estos ensayos sobre inmunización pasiva en ratones y primates no humanos ofrecen algunas pruebas de que los anticuerpos ampliamente neutralizantes pueden bloquear la infección por VIH antes de que se produzca, existen pocos datos que prueben que esto también es así en los seres humanos.
Durante muchos años, se han estudiado las personas que, a pesar de verse expuestas repetidas veces al VIH, parecen ser capaces de prevenir la infección.

Pese a que se ha sugerido que quizá sean los anticuerpos los responsables de la protección de estas personas frente a la infección, en estos casos, es difícil extraer conclusiones definitivas.Otra vía mediante la cual se intenta averiguar si los anticuerpos ampliamente neutralizantes son capaces de proteger frente al VIH es el estudio de la transferencia pasiva de anticuerpos maternos. Las mujeres embarazadas transmiten anticuerpos al feto a través de la placenta. Si la madre tiene el VIH, también puede pasar al feto anticuerpos específicos contra este virus.

En un estudio en el que participaron 100 bebés cuyas madres tenían VIH, los investigadores encontraron que, si bien las mujeres, de hecho, habían transferido anticuerpos neutralizantes específicos contra el virus a los lactantes, no se descubrieron pruebas de que estos anticuerpos en realidad protegieran a los bebés frente a la infección por VIH durante el período de lactancia. Aunque este hallazgo sugiere que estos anticuerpos no fueron eficaces en la prevención del virus, no implica que algunos de los anticuerpos ampliamente neutralizantes más nuevos y potentes no puedan ser eficaces.

Para determinar este punto, se está valorando la posibilidad de realizar un ensayo clínico sobre la inmunización pasiva en personas sin VIH. Este tipo de estudio demostraría si la administración directa (mediante una inyección) a personas no infectadas por VIH de uno o varios de los anticuerpos ampliamente neutralizantes más potentes descubiertos de manera reciente sirve para protegerlas frente al virus en el caso que se expusieran al mismo de forma natural.

Los científicos también esperan llevar a cabo pronto un ensayo clínico para evaluar otra estrategia de anticuerpos —conocida como transferencia de genes— para ver si consigue ofrecer protección frente a la infección por VIH (véase ‘Cuestiones básicas’ del VAX de noviembre de 2008 sobre ‘Entender los enfoques para inducir anticuerpos neutralizantes’). En lugar de inyectar de forma directa los anticuerpos ampliamente neutralizantes, la estrategia de la transferencia de genes consiste en introducir en las personas sin VIH la información genética que expresa estos anticuerpos.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





VIH, embarazo y salud materna. Guía básica para mujeres que viven con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30